RedHill Biopharma informa que el mecanismo de acción del opaganib no se ve afectado por mutaciones virales de la proteína de espiga, incluidas las mutaciones de la variante ómicron

TEL AVIV, Israel, y RALEIGH, Carolina del Norte, 8 de diciembre de 2021 /PRNewswire/ — …

TEL AVIV, Israel, y RALEIGH, Carolina del Norte, 8 de diciembre de 2021 /PRNewswire/ —

Modo de acción único 

El opaganib actúa dirigiéndose a la célula huésped humana en lugar de al virus en sí y, por lo tanto, no se espera que se vea afectado por mutaciones en la proteína de espiga, lo que proporciona una sólida justificación de su potencial para hacer frente a la variante ómicron del SARS-CoV-2, así como a otras variantes de preocupación 

Actualización normativa 

Los paquetes de datos globales de fase 2/3 del opaganib se presentaron a la EMA europea, cuya retroalimentación inicial se espera para finales de año, a la FDA de los Estados Unidos, cuya retroalimentación inicial se espera para enero, y a la MHRA del Reino Unido, y se presentará a otros países en breve 

Hay varias solicitudes de subsidios pendientes en los Estados Unidos y en el extranjero con organismos gubernamentales y no gubernamentales 

El opaganib está diseñado para la población de pacientes hospitalizados con enfermedad avanzada que no han sido adecuadamente atendidos; el tratamiento con opaganib se inició a una mediana de 11 días desde el inicio de los síntomas en el estudio global de fase 2/3, en comparación con el alcance limitado de 3 a 5 días desde el inicio de los síntomas de las píldoras Pfizer & Merck 

Se espera que el RHB-107, el otro fármaco candidato oral de RedHill contra la COVID-19, proporcione datos de primera línea en el primer trimestre de 2022 a partir de la parte A de su estudio de fase 2/3 en pacientes no hospitalizados en los EE. UU. y Sudáfrica; tampoco se espera que el RHB-107 se vea afectado por las mutaciones de la proteína de espiga 

RedHill Biopharma Ltd. (Nasdaq: RDHL) («RedHill» o la «Empresa»), una empresa biofarmacéutica especializada, anunció hoy que debido a que el mecanismo de acción propuesto por el opaganib[1] no se ve afectado por las mutaciones en la proteína de espiga, se espera que el opaganib no se vea afectado por mutaciones asociadas con la variante ómicron y otras variantes de preocupación conocidas. La empresa también proporcionó información actualizada sobre el estado de sus solicitudes reglamentarias para el opaganib.

El aumento de las hospitalizaciones en Sudáfrica debido a la variante ómicron pone de relieve la necesidad urgente de contar con medicamentos destinados para pacientes con COVID-19 de gravedad moderada con neumonía que requieran tratamiento hospitalario. Al enfocarse en este gran grupo de pacientes, el opaganib, si se aprueba, estaría dirigido a una población de pacientes totalmente diferente y más enferma que la de los fármacos orales candidatos de Pfizer y Merck, los cuales mostraron beneficio solo en pacientes no hospitalizados en las primeras etapas de la infección sintomática.

El opaganib actúa independientemente de las mutaciones de la proteína de espiga viral. Creemos que su exclusivo mecanismo de acción propuesto —dirigido a una proteína de la célula humana necesaria para la replicación del virus en lugar de al propio virus— tiene un potencial significativo para la variante ómicron y otras variantes existentes y emergentes con mutaciones en la proteína de espiga. Abundantes datos clínicos y no clínicos respaldan la justificación para acelerar este programa, incluidos los datos clínicos de los estudios de fase 2 y fase 2/3, la experiencia de uso compasivo y la fuerte inhibición contra variantes de preocupación, como la delta.

«Ómicron es solo otro recordatorio de que la COVID-19 es un virus endémico en este punto, y que no desaparecerá. Este virus continuará evolucionando mientras circula, y tendremos que seguir modificando nuestras vacunas y anticuerpos monoclonales para responder a las nuevas variantes a medida que surjan. Lo que es más importante, esto pone de relieve la necesidad de contar con terapias antivirales seguras y eficaces que sigan funcionando sin importar qué variantes se presenten. Es fundamental que el enfoque, el tiempo y los recursos se destinen al desarrollo de terapias antivirales que puedan tratar con eficacia a esos pacientes de alto riesgo con COVID-19, preferiblemente sin preocuparse por variantes y mutaciones», sostuvo Kevin Winthrop, MD, MPH, profesor de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon. «Los datos post-hoc del estudio de fase 2/3 del opaganib en pacientes con COVID-19 moderada y grave son intrigantes e indican la posibilidad de que el opaganib demuestre ser un antiviral eficaz en este contexto. En una subpoblación de pacientes definida como de gravedad moderada en función de su nivel de suplemento de oxígeno inicial, la mortalidad fue un 62 % menor en los pacientes que utilizaron opaganib (16 % placebo versus 6 % opaganib). Los resultados indican que un subgrupo de pacientes probablemente se beneficiaría de este tratamiento y destacan la necesidad de realizar estudios adicionales en el desarrollo de esta terapia».

Actualización normativa y de desarrollo: 

Dados los resultados clínicos prometedores hasta la fecha en la población de pacientes hospitalizados de gravedad moderada en un amplio análisis subpoblacional del estudio global de fase 2/3, RedHill trabaja vigorosamente en el programa de desarrollo del opaganib:

  • Presentó paquetes de datos a la FDA de los Estados Unidos, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y el Reino Unido (MHRA) buscando activamente asesoría científica sobre la potencial ruta hacia la aprobación del opaganib. La EMA indicó un plazo de procedimiento breve, y esperamos recibir su asesoría a finales del año mientras que esperamos los comentarios preliminares de la FDA para enero de 2022.
  • Se presentará en otros países como Sudáfrica, Rusia, Israel, Suiza, India, Brasil y Colombia.
  • Se adelantan conversaciones y preparativos para un estudio de confirmación con opaganib en el grupo de pacientes hospitalizados de gravedad moderada al que va dirigido, colaborando con la FDA, otros organismos reguladores y agencias gubernamentales en torno a la necesidad de acelerar aún más el desarrollo de terapias muy necesarias, como el opaganib y el RHB-107, contra la variante ómicron y las emergentes.
  • Hay varias solicitudes de subsidios pendientes en los Estados Unidos y en el extranjero con organismos gubernamentales y no gubernamentales

«Tanto el opaganib como el RHB-107 tienen mecanismos de acción únicos dirigidos a células humanas que actúan independientemente de las mutaciones de la proteína de espiga. Dada la gravedad de la amenaza presentada por ómicron y la probable aparición de otras variantes, RedHill está impulsando el desarrollo de estas dos prometedoras píldoras contra la COVID-19 de la manera más rápida y diligente posible. Contamos con amplios datos de seguridad y, en el caso del opaganib, un aparente beneficio clínico de reducir la mortalidad y lograr que los pacientes alcancen la autonomía respiratoria y salgan del hospital más rápido», señaló Gilead Raday, director de I+D de RedHill. «Cabe destacar que el opaganib benefició a una población de pacientes hospitalizados en condiciones de gravedad moderada y se inició el tratamiento a una mediana de 11 días desde el inicio de los síntomas en nuestro estudio global de fase 2/3. Esto distingue al opaganib como un potencial medicamento revolucionario para pacientes con COVID-19 avanzada que tienen un riesgo significativo de morir producto de su condición y mucho más allá del alcance 3 a 5 días desde el inicio de los síntomas ofrecido por las píldoras antivirales de Pfizer y Merck».

Mecanismo de acción único propuesto por el opaganib: 

El opaganib es un inhibidor de la esfingosina quinasa-2 (SK2), un enfoque prometedor y diferenciado dirigido al factor de la célula huésped humana SK2 en lugar de al virus en sí, con una acción independiente de las mutaciones de la proteína de espiga, como las asociadas con la variante ómicron y las variantes emergentes de preocupación. El SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad de la COVID-19, es un virus de ARN monocatenario de sentido positivo (+ssRNA), que representa más de un tercio de todos los géneros de virus conocidos. Estos virus utilizan factores del huésped en varias etapas de la infección viral, como la entrada en las células y la replicación; la SK2 es uno de esos factores, lo que potencialmente la convierte en un objetivo antiviral de amplio espectro. La SK2 también es activa en la modulación de ciertas citoquinas proinflamatorias, con estudios in vivo que demuestran el potencial del opaganib para aliviar trastornos inflamatorios del pulmón y reducir la fibrosis renal mediante la reducción de los niveles de IL-6 y TNF-alfa en los fluidos de lavado broncoalveolar. Por lo tanto, la inhibición de la SK2 puede producir un efecto antiviral y antiinflamatorio doble; un mecanismo altamente deseable en el caso de la COVID-19. Además, el hecho de que el opaganib se dirija a la SK2 y no al virus en sí, significa que se espera que mantenga la actividad antiviral independiente de las preocupantes mutaciones en la proteína de espiga del SARS-CoV-2 y la aparición de nuevas cepas, como la ómicron, que pueden eludir los anticuerpos antivirales directos y las vacunas.

Modo de acción del RHB-107 y estado del desarrollo 

El RHB-107[2], el otro fármaco candidato oral de RedHill para la COVID-19, es una cápsula oral de una ingestión diaria que se administra en la fase temprana de la enfermedad a pacientes ambulatorios. Su objetivo son las proteasas de serina, unas enzimas humanas que contribuyen a facilitar el ingreso del SARS-CoV-2 en las células diana. La escisión de la proteína de espiga por parte de estas proteasas de serina humana del huésped constituye un paso necesario en la fijación viral y el ingreso a las células, que es algo independiente de las mutaciones observadas en la variante ómicron que están alterando las propiedades antigénicas de la proteína de espiga.

El RHB-107 está actualmente en evaluación en un estudio de fase 2/3 en pacientes con COVID-19 no hospitalizados en los Estados Unidos y Sudáfrica. Se completó el reclutamiento para la parte A del estudio y se esperan resultados de primera línea para el primer trimestre de 2022.

Acerca del opaganib (ABC294640) 

El opaganib, una nueva entidad química patentada de primer nivel, es un inhibidor selectivo de la esfingosina quinasa-2 (SK2) que se administra por vía oral y propone una actividad dual antiviral y antiinflamatoria. Está dirigido al huésped y se espera que sea eficaz contra las variantes virales emergentes, ya que ha demostrado una fuerte inhibición contra las variantes de preocupación, incluida la Delta. El opaganib también ha demostrado actividad anticancerígena y resultados preclínicos positivos en la fibrosis renal, además de tener el potencial de abordar numerosas indicaciones oncológicas, virales, inflamatorias y gastrointestinales.

El opaganib proporcionó anteriormente datos positivos de fase 2 en los Estados Unidos en pacientes con COVID-19 moderada a grave, que fueron enviados a revisión por pares y se publicaron recientemente en medRxiv.

El opaganib también recibió la designación de medicamento huérfano por parte de la FDA de Estados Unidos para el tratamiento del colangiocarcinoma y se encuentra en evaluación en un estudio en fase 2a para colangiocarcinoma avanzado y en un estudio en fase 2 para cáncer de próstata. La inscripción de pacientes, el tratamiento y el análisis de este estudio están en curso.

El opaganib demostró una potente actividad antiviral contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, inhibiendo la replicación viral de todas las variantes del SARS-CoV-2 analizadas hasta la fecha en un modelo in vitro de tejido bronquial humano. Además, diversos estudios preclínicos in vivo han demostrado el potencial del opaganib para aliviar trastornos inflamatorios del pulmón, como la neumonía, han puesto de relieve el potencial del opaganib para reducir la fibrosis renal y han evidenciado una disminución de las tasas de mortalidad debido a infección por el virus de la influenza, así como una mejora de las lesiones pulmonares inducidas por Pseudomonas aeruginosa al reducir los niveles de IL-6 y TNF-alpha en los fluidos de lavado broncoalveolar[3].

Los estudios clínicos realizados con opaganib que se encuentran en curso están registrados en www.ClinicalTrials.gov, un servicio basado en la web del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, que ofrece acceso público a información sobre estudios clínicos de respaldo público y privado.   

Los resultados de primera línea del estudio de fase 2/3 con opaganib que está llevando a cabo la compañía son de naturaleza preliminar. La empresa tiene la intención de seguir examinando los datos de este estudio con mayor detalle, junto con toda la información reunida durante el mismo, incluidas todas las medidas de seguridad y de resultados secundarios. Dicho análisis puede dar lugar a hallazgos nuevos o inconsistentes con los datos de primera línea divulgados en esta versión. Por lo tanto, los inversionistas no deberían confiar en los análisis presentados en este comunicado como los resultados definitivos finales del estudio.

Acerca del RHB-107 (upamostat) 

El RHB-107 es un fármaco antiviral patentado, único en su clase y administrado por vía oral que está dirigido a las proteasas de serina humanas involucradas en la preparación de la proteína espiga para el ingreso viral en las células diana. El RHB-107 apunta a los factores celulares humanos que inciden en la preparación de la proteína de espiga para el ingreso viral en las células diana y, por lo tanto, se espera que sea eficaz contra variantes virales emergentes con mutaciones en la proteína espiga. El RHB-107 está en evaluación por medio de un estudio de fase 2/3 en los Estados Unidos y Sudáfrica para el tratamiento de pacientes con COVID-19 sintomática que no requieren atención hospitalaria. Además, el RHB-107 inhibe varias proteasas para combatir el cáncer y la enfermedad inflamatoria gastrointestinal. El RHB-107 ha sido sometido a diversos estudios de fase 1 y dos de fase 2, los cuales han demostrado su perfil de seguridad clínica en aproximadamente 200 pacientes. RedHill adquirió los derechos exclusivos del RHB-107 a nivel mundial, con excepción de China, Hong Kong, Taiwán y Macao, de Heidelberg Pharmaceuticals (FSE: HPHA) de Alemania (anteriormente WILEX AG) para todas las indicaciones.

Acerca de RedHill Biopharma    

RedHill Biopharma Ltd. (Nasdaq: RDHL) es una compañía biofarmacéutica especializada que se enfoca principalmente en enfermedades gastrointestinales e infecciosas. RedHill promueve los medicamentos gastrointestinales Movantik® para el estreñimiento inducido por opioides en adultos[4]Talicia® para el tratamiento de la infección en adultos por Helicobácter pylori (H. pylori)[5]Aemcolo® para el tratamiento de la diarrea de viajeros en adultos[6]. Los principales programas de desarrollo clínico en estadio avanzado de RedHill incluyen: (i) RHB-204, con un estudio de fase 3 en curso para la enfermedad pulmonar por micobacterias no tuberculosas (MNT); (ii) opaganib (ABC294640), un inhibidor selectivo de SK2 primero en su categoría administrado vía oral que apunta a múltiples indicaciones con un programa de fase 2/3 para COVID-19 y estudios en curso de fase 2 para el cáncer de próstata y el colangiocarcinoma; (iii) RHB-107 (upamostat), un inhibidor de las proteasas de serina administrado por vía oral en un estudio de fase 2/3 en Estados Unidos como tratamiento para la COVID-19 sintomática que apunta además a numerosos tipos de cáncer y enfermedades inflamatorias gastrointestinales; (iv) RHB-104, con resultados positivos de un primer estudio de fase 3 para la enfermedad de Crohn; (v) RHB-102, con resultados positivos de un estudio en fase 3 para gastroenteritis aguda y gastritis y resultados positivos de un estudio de fase 2 para IBS-D; y (vi) RHB106, una preparación encapsulada para el intestino. Puede obtener más información sobre la compañía en www.redhillbio.com / twitter.com/RedHillBio.

NOTA: Este comunicado de prensa, proporcionado con fines prácticos, es una versión traducida del comunicado de prensa oficial publicado por la empresa en inglés. Para leer el comunicado de prensa completo en inglés, incluido el descargo de responsabilidad de las declaraciones prospectivas, visite: https://ir.redhillbio.com/press-releases

Contacto de la compañía: 

Adi Frish

Director ejecutivo de Desarrollo Corporativo y Comercial

RedHill Biopharma

+972-54-6543-112

adi@redhillbio.com 

Contactos para los medios: 

Estados Unidos: Bryan Gibbs, Finn Partners

+1 212 529 2236

bryan.gibbs@finnpartners.com 

Reino Unido: Amber Fennell, Consilium

+44 (0) 7739 658 783 

fennell@consilium-comms.com 

Categoría: I+D

[1] El opaganib es un nuevo fármaco en investigación, no disponible para distribución comercial.

[2] El RHB-107 es un nuevo fármaco en investigación, no disponible para distribución comercial.

[3] Xia C. et al. La inhibición transitoria de la esfingosina quinasa otorga protección a los ratones infectados con el virus de la influenza A. Investigación antiviral octubre de 2018; 158:171-177. Ebenezer DL et al. Pseudomonas aeruginosa estimula la generación de la esfingosina-1-fosfato nuclear y la regulación epigenética de la lesión inflamatoria pulmonar. Tórax. 2019 Jun;74(6):579-591.

[4] La información completa sobre la prescripción de Movantik® (naloxegol) se encuentra disponible en: www.Movantik.com

[5] La información completa sobre la prescripción de Talicia® (omeprazol magnesio, amoxicilina y rifabutina) se encuentra disponible en: www.Talicia.com

[6] La información completa sobre la prescripción de Aemcolo® (rifamicina) se encuentra disponible en: www.Aemcolo.com.

Logotipo: https://www.festivatvmagazine.com/wp-content/uploads/2021/12/redhill-biopharma-informa-que-el-mecanismo-de-accion-del-opaganib-no-se-ve-afectado-por-mutaciones-virales-de-la-proteina-de-espiga-incluidas-las-mutaciones-de-la-variante-omicron-1.jpg

FUENTE RedHill Biopharma Ltd.