Haaland, el delantero voraz que llega para solucionar los problemas de gol del City

Haaland, el delantero voraz que llega para solucionar los problemas de gol del City

El gol es uno de los elementos más cotizados en el mundo del fútbol. Todos los equipos quieren reforzar sus delanteras con aquellos jugadores que les proporcionen grandes cifras goleadoras y eso es lo que ha hecho el City con Haaland.

En una carrera apretadísima con el Real Madrid para hacerse con el delantero más letal del mercado, el equipo de Guardiola ha logrado sellar la llegada de una pieza que promete ser clave en el esquema del Manchester City.

El conjunto inglés, a pesar de sus grandes números en ataque, había quedado huérfano en la posición de ‘9’ en las últimas temporadas con las lesiones y posterior salida de Agüero y la inconsistencia de Gabriel Jesús como referencia.

Haaland llega para remendar esos problemas, que se vieron reflejados en la eliminatoria contra el mismo Real Madrid. Los citizens no fueron capaz de pasar pese a la gran cantidad de ocasiones que tuvieron.

Con el gol debajo del brazo

Poco se puede explicar de Erling Haaland si no va relacionado con el gol. El noruego ha nacido con ese instinto goleador en la sangre, rara vez perdona la ocasión de perforar las redes rivales.

Pese a su corta edad (21 años), cuenta con 149 goles marcados, una cifra que asusta a cualquier defensa a la que se encuentre. Desde su fugaz paso por el Red Bull Salzburgo, donde apenas disputó 27 partidos con 29 tantos registrados, su salto al Borussia Dortmund le consagró en el fútbol europeo.

Desde su fichaje por el conjunto alemán se ha convertido en uno de los mejores futbolistas del mundo. De hecho, únicamente Mbappé (160 millones) le supera en valor de mercado, cuyo cifra es de 150 millones. Y sólo acaba de superar la veintena.

En el City será el eje del ataque, la referencia arriba, el delantero que cree los huecos para las llegadas desde segunda línea. Un chollo, vamos, y más si se cuenta lo que han pagado por él. Poco más de sesenta millones es lo que han pagado por él.

Aficiones peculiares

El caso de Haaland no es el habitual en el mundo del fútbol. Muchos jugadores buscan pasar su tiempo libre viajando, de fiesta o disfrutando de grandes lujos. Él no suele hacer lo mismo y aprovecha la gran capacidad que hay en Noruega para divertirse de otro modo.

A través de sus redes sociales, el delantero ha dejado entrever su pasión el campo, la agricultura y no duda en ponerse manos a la obra con cualquier elemento que encuentre a su paso.

Su cuerpo, un templo

A lo largo de su corta carrera futbolística, el poderío físico de Haaland también ha sido digno de admirar. Un físico envidiable, trabajado y que le aporta esa superioridad frente a sus rivales.

Al más puro estilo Ibrahimovic o Cristiano Ronaldo, se nota que ha trabajado muchísimo en su cuerpo para moldearlo con una figura espectacular. 

El fútbol lo tiene en la sangre

No es raro que Haaland acabase como futbolista. Tuvo el ejemplo en su padre, Alf-Inge Haaland. Casualidad o no, él también acabó jugando en el Manchester City.

No tuvo una larga carrera tras lesionarse en un choque con Roy Keane, con el que ya había tenido algún problema, en 2003. Pese a intentar volver a jugar, sólo disputó 2 partidos más, decidió colgar las botas.

En definitiva, Haaland llega al City con la responsabilidad de guiar al club a la conquista de la Champions de la mano de Guardiola. Tiene todas las papeletas para triunfar en Manchester y seguir deleitando a los aficionados al fútbol.