En la COP26, las amenazas climáticas para los pequeños agricultores impulsan nuevas inversiones en CGIAR Research, lo que acerca la cifra de aportes a casi USD 1.000 millones en 2021

Se necesitan con urgencia inversiones de adaptación para las regiones que dependen de la agricultura, como África, que son las…

Se necesitan con urgencia inversiones de adaptación para las regiones que dependen de la agricultura, como África, que son las que menos han contribuido a la crisis climática, pero las que más la sufren

GLASGOW, Escocia, 17 de noviembre de 2021 /PRNewswire/ — Frente a los indicios crecientes de que el cambio climático afectará con mayor rigor a las regiones que dependen de la agricultura, como el África subsahariana, en el marco de la cumbre climática de las Naciones Unidas, una coalición de financiadores prometió hoy el aporte de USD 575 millones para ofrecer soluciones climáticamente inteligentes a los agricultores de países de bajos ingresos a través de la red global de asociaciones de investigación agrícola del CGIAR. Junto con los USD 256 millones recientemente comprometidos en el evento Global Citizen Live y otros compromisos de Suecia y Bélgica, el CGIAR ha obtenido USD 863 millones este año para enfrentar una serie de desafíos climáticos que se intensifican rápidamente, un aporte que podría revolucionar la lucha global contra el hambre y la pobreza.

Bill & Melinda Gates Foundation joins coalition at COP26 now pledging close to $1 billion to support climate innovation for smallholder farmers

También existe la posibilidad de que a finales de esta semana surjan importantes inversiones adicionales destinadas al CGIAR en la COP26.

«Este importante aumento de la inversión es un apreciado anticipo por acelerar los esfuerzos de adaptación climática del CGIAR, que ya están ofreciendo a millones de agricultores innovaciones como variedades de cultivos tolerantes al estrés y nuevas estrategias para restaurar tierras degradadas», afirmó Kundhavi Kadiresan, director general de Compromiso e Innovación Global del CGIAR. «Tenemos una profunda comprensión de las múltiples formas en que el cambio climático está afectando la producción de alimentos en regiones de rápido crecimiento como el África subsahariana y el Asia Meridional, y un compromiso de generar resiliencia a través de soluciones integradas y sostenibles desde el punto de vista ambiental que vuelvan a equilibrar la relación entre la agricultura y la naturaleza».

El CGIAR es la alianza de investigación del sector público más grande del mundo que atiende las necesidades de más de 500 millones de pequeños agricultores que son responsables de alimentar a miles de millones de personas en África, Asia y Latinoamérica. El efecto del cambio climático en los cultivos, los peces y el ganado es un factor clave del aumento constante del hambre que está erosionando los años de progreso.

La trayectoria de la amenaza climática es particularmente abrumadora en el África subsahariana, donde la mayoría de las personas se dedican a labores agrícolas y el impacto en la producción de alimentos es una razón clave que explica que el cambio climático podría costar a los países africanos hasta el 15 % de su PBI para 2030. También se teme que la ausencia de gestiones enérgicas para ayudar a los agricultores a adaptarse, y el impacto climático en la agricultura de las regiones que ya padecen altas tasas de  pobreza y desnutrición hagan imposible alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) globales que prometen las metas de hambre cero y poner fin a la pobreza extrema para 2030.

En el anuncio de financiación realizado hoy, la Fundación Bill y Melinda Gates prometió el aporte de USD 315 millones durante los próximos tres años para apoyar el trabajo relacionado con el clima del CGIAR. La mitad de la inversión de USD 315 millones comprometida por la Fundación Gates apoyará las iniciativas de adaptación climática emprendidas a través de la nueva cartera del CGIAR, que está agilizando las asociaciones, el conocimiento y los activos del CGIAR para acelerar el ritmo de innovación que fluye hacia los pequeños agricultores.

Además, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) prometió aportar 215 millones de dólares durante los próximos cinco años y Canadá hizo lo propio por un monto de 45 millones de dólares.

Se unieron a ellos otros financiadores que también se comprometieron a apoyar la estrategia de Investigación e Innovación del CGIAR a partir de 2022. Suecia ha comprometido el aporte de USD 18 millones y Bélgica, señalando que desea continuar su sólida alianza con el CGIAR, propuso planes para liberar otros USD 14 millones a la espera de la aprobación del presupuesto 2022 por parte de su Parlamento Federal. 

Las inversiones anunciadas hoy superan los USD 256 millones prometidos al CGIAR por la Comisión Europea, los Países Bajos y Bélgica en el evento Global Citizen Live de septiembre. Esa promesa incluía USD 162,4 millones de la Comisión Europea, USD 87 millones de los Países Bajos y USD 7 millones de Bélgica.

«El impacto climático en la producción de alimentos constituye una amenaza para la existencia de varios cientos de millones de personas que dependen de la agricultura para el sustento de sus familias», afirmó Bill Gates, copresidente de la Fundación Bill y Melinda Gates. «El CGIAR ha ofrecido soluciones de alto impacto a los pequeños agricultores durante medio siglo y estoy seguro de que pueden liderar un esfuerzo global para desarrollar las innovaciones necesarias para adaptarse a un clima cambiante».

«Como uno de los donantes fundadores del CGIAR, USAID se enorgullece de mantener su alianza de larga data comprometiendo al menos USD 215 millones durante cinco años a la investigación e innovación crítica del CGIAR en el ámbito de la agricultura», afirmó el Dr. Jim Barnhart, asistente del administrador de la Oficina de Resiliencia y Seguridad Alimentaria de USAID. «El cambio climático amenaza la vida y los medios de subsistencia de las familias y las comunidades, especialmente en los países menos desarrollados. Este financiamiento contribuirá a aumentar la productividad agrícola para 200 millones de personas en Asia Meridional y África subsahariana en un 25 % para 2030. El CGIAR es un socio importante en nuestra labor para construir un futuro con alimentos seguros y resiliente al clima».

«Durante 50 años, el CGIAR ha realizado investigaciones cruciales y ofrecido innovación para abordar el hambre», afirmó Harjit S. Sajjan, ministro de Desarrollo Internacional y ministro responsable de la Agencia de Desarrollo Económico del Pacífico de Canadá. «Canadá ha sido socio desde el principio porque creemos que la investigación y la innovación científicas son necesarias para lograr que los sistemas de alimentos, tierra y agua sean más sostenibles, equitativos y eficientes. Hoy nos complace seguir apoyando el trabajo del CGIAR aportando CAD 55 millones durante tres años para ayudar a poner fin al hambre y construir sistemas alimentarios sostenibles e inteligentes desde el punto de vista climático, y situar la igualdad de género a la vanguardia de la investigación agrícola mundial para el desarrollo».

Las nuevas inversiones se desarrollan sobre una base ya sólida de trabajo climático apoyado por el CGIAR. Por ejemplo, en los últimos años, las asociaciones del CGIAR han proporcionado 200 variedades de  maíz climáticamente inteligente a unos ocho millones de familias campesinas y nuevas variedades de arroz tolerante a la sal y a las inundacionesa unos 18 millones de agricultores. El CGIAR también lidera esfuerzos para integrar una serie de prácticas de producción de alimentos climáticamente inteligentes en una red de aldeas y valles climáticamente inteligentes en África, Asia y Latinoamérica, que albergan a millones de familias campesinas. Además, el trabajo pionero del CGIAR en la producción de alimentos de alto valor nutricional y bajas emisiones como la acuicultura, está abriendo nuevas vías sostenibles para mejorar las dietas y los ingresos en las comunidades rurales.  

La misión de la COP26 de obtener más apoyo para los pequeños agricultores está ganando un considerable impulso desde el lanzamiento de la nueva Misión de Innovación Agrícola para el Clima o AIM4C. La coalición, que actualmente incluye a más de 30 países, fue formada por los Estados Unidos y los Emiratos Árabes Unidos para generar nuevos fondos destinados a la investigación agrícola básica innovadora, las asociaciones internacionales y los sistemas nacionales de investigación agrícola en los países de bajos ingresos. Un enfoque clave de la AIM4C es aumentar significativamente las inversiones en «sprints de innovación», proyectos creados para traducir las nuevas inversiones en un impacto inmediato para los pequeños agricultores.  

Un sprint de innovación de USD 40 millones liderado por el CGIAR, en alianza con la Fundación para la Investigación Agrícola y Alimentaria (FFAR) y la Fundación Gates, liberará rasgos clave resilientes al clima de las amplias colecciones globales de diversidad de cultivos del CGIAR. Este sprint proverá a los expertos en mejora de cultivos las materias primas que necesitan para ofrecerles a los agricultores una amplia diversidad de cultivos inteligentes desde el punto de vista climático.

«La urgencia es clara: si la comunidad global está verdaderamente comprometida a poner fin al hambre y la pobreza, debe actuar ahora para apoyar a las comunidades de pequeños agricultores que ya están siendo duramente afectadas por el cambio climático», afirmó Claudia Sadoff, coordinadora del Equipo de Gerencia Ejecutiva y directora general de Entrega de Investigación e Impacto del CGIAR. «Hay muchas innovaciones interesantes disponibles.  Pero incluso con los anuncios de hoy, aún existe una gran brecha entre la magnitud de la amenaza climática para los pequeños agricultores y las inversiones necesarias para ayudarlos a adaptarse».   

Sadoff señaló que invertir en la adaptación también es una «oportunidad histórica para implementar enfoques de la producción de alimentos positivos para la naturaleza en algunos de los ecosistemas más valiosos y vulnerables del mundo».

«La adaptación en la agricultura consiste en seguir un camino más ecológico», afirmó. «Eso incluye ofrecer tecnologías que ayuden a los agricultores a cultivar más alimentos con menos agua y revitalizar parajes degradados a través de estrategias integrales que apoyen tanto la producción de alimentos como los servicios ecosistémicos».

Notas al editor: 

Acerca de CGIAR 

El CGIAR es una alianza global de investigación para un futuro con alimentos seguros. CGIAR Science se dedica a transformar los sistemas de alimentos, tierra y agua en una crisis climática. Sus investigaciones están a cargo de 13 centros/alianzas del CGIAR en estrecha colaboración con cientos de asociados, incluidos institutos de investigación nacionales y regionales, organizaciones de la sociedad civil, círculos académicos, organizaciones de desarrollo y el sector privado. www.cgiar.org 

Fotografía: https://www.festivatvmagazine.com/wp-content/uploads/2021/11/en-la-cop26-las-amenazas-climaticas-para-los-pequenos-agricultores-impulsan-nuevas-inversiones-en-cgiar-research-lo-que-acerca-la-cifra-de-aportes-a-casi-usd-1-000-millones-en-2021-1.jpg

 

 

FUENTE CGIAR