CGTN: tecnología, política y ambición: cómo Meng Wanzhou, de Huawei, se involucró en una tormenta perfecta entre China y los Estados Unidos

La liberación de Meng Wanzhou revela el intento de Washington de evitar que su feroz competencia con Pekín derive en…

La liberación de Meng Wanzhou revela el intento de Washington de evitar que su feroz competencia con Pekín derive en un conflicto, pero está lejos de ser un retroceso en las tensiones bilaterales. 

PEKÍN, 27 de septiembre de 2021 /PRNewswire/ — «Por fin he vuelto a casa», afirmó Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, al aterrizar en el aeropuerto de Shenzhen el sábado por la noche.

Después de casi tres años de estar bajo arresto domiciliario en Canadá, Meng y su equipo legal llegaron el viernes a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que le permitió regresar a China. El momento marcó el fin de una prolongada saga jurídica y política que tuvo lugar en medio de las crecientes tensiones entre Pekín y Washington.

Poco después de que se alcanzara el acuerdo, Meng embarcó en un vuelo chárter de Air China con destino a la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, donde Huawei tiene su sede.

Meng, de 49 años, no se ha declarado culpable de los cargos de fraude. Según el acuerdo, no será procesada más en Estados Unidos y los trámites de extradición en Canadá se darán por terminados, según un comunicado emitido por William Taylor III, uno de los abogados que representa a Meng.

«Los hechos ya han demostrado que se trata de una persecución política contra una ciudadana china y su objetivo es erradicar a las empresas chinas de alta tecnología», señaló el sábado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying.

¿Qué pasó hace tres años? 

El 1 de diciembre de 2018, las autoridades canadienses arrestaron a Meng por pedido del Gobierno de los Estados Unidos, que la acusó de fraude electrónico y solicitó su extradición. El incidente tuvo lugar en el momento en que la administración Trump adoptó un enfoque agresivo en el trato con China en una serie de temas, entre ellos el comercio y la tecnología.

Cuatro meses antes de la detención de Meng, el gobierno de Estados Unidos inició su ataque contra las empresas chinas de alta tecnología al emitir una prohibición del uso por parte del gobierno federal de los productos de Huawei y ZTE, dos de los principales proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones, alegando problemas de seguridad. El año siguiente, Huawei fue incluida en la Lista de Entidades del Departamento de Comercio de Estados Unidos, que prohibía a las empresas estadounidenses hacer negocios con el gigante tecnológico chino.

¿Por qué ahora? 

Durante los últimos tres años, la detención de Meng ha sido un tema espinoso entre Pekín y Washington. Las tensiones que hace años eran inimaginables han ido en aumento peligrosamente.

Hay dos factores que facilitaron su liberación, según Guo Changlin, un alto exdiplomático de la Embajada de China en los Estados Unidos.

«El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quiere reunirse personalmente con su homólogo chino, Xi Jinping, en la próxima cumbre del G20. [También] Justin Trudeau acaba de ser reelegido como primer ministro canadiense [por un estrecho margen] y está ansioso por dejar atrás el caso de Meng, que después de todo ha sido un prolongado caso de discordia entre China y Canadá», indicó Guo durante una entrevista telefónica a CGTN.

A pesar de la política de línea dura de Washington hacia China, el propio Biden desarrolló una estrecha relación con Xi cuando ambos eran vicepresidentes. Biden ha estado en China cuatro veces y los dos se han reunido personalmente 11 veces, señaló Li Cheng, director del John L. Thornton China Center de la Brookings Institution.

«Lo que quiero decir es que cuando volví de reunirme con él [Xi] y viajar 17.000 millas con él… así llegué a conocerlo tan bien», comentó Biden durante un foro abierto en febrero.

«Tienen una amistad personal, pero está por verse hasta dónde podría llegar Biden a la luz de la actitud anti-China de todo el país», señaló Guo.

Li cree que Biden tiene que ejercer su poder, ya que la base de votantes de Estados Unidos está adoptando cada vez más el mensaje anti-China. «Él mismo no es tan conflictivo», agregó.

¿Qué significa la liberación de Meng para los vínculos entre China y los Estados Unidos? 

La liberación muestra el intento de Washington de evitar que la fuerte competencia se salga de control, pero no llega a ser un retroceso en las tensiones bilaterales, según Guo. Los cargos contra Huawei siguen vigentes y el gigante tecnológico sigue en la lista negra de Estados Unidos.

La guerra tecnológica está en proceso de gestación. Estados Unidos fue pionero en la tercera revolución industrial y ha estado en la cima de la pirámide durante décadas. Sin embargo, en el umbral del siglo XXI, China y Estados Unidos se han convertido en encarnizados contendientes en la cuarta revolución industrial, dominada por los chips y los algoritmos.

La Casa Blanca consignó a China como «el único competidor potencialmente capaz de combinar su poder económico, diplomático, militar y tecnológico» en su Guía Estratégica Provisional de Seguridad Nacional.

«El fin de la era del compromiso podría remontarse a 2010, cuando China se convirtió en la segunda economía del mundo», afirmó Guo. Cuando el PIB de China superó el 60 % del de Estados Unidos en 2014, la hostilidad creció aún más, con políticas de contención que abarcan desde el comercio hasta los derechos humanos a lo largo de los años.

El intento de Washington de contener a Pekín en el ámbito de la alta tecnología es anterior a la guerra comercial de Donald Trump y continúa hasta hoy. Un desacoplamiento de la alta tecnología parece inevitable.

Para ver el artículo original, haga clic AQUÍ.

https://news.cgtn.com/news/2021-09-25/How-Meng-Wanzhou-stepped-into-a-perfect-storm-between-China-and-U-S–13QK0CBqAYE/index.html )

Video: https://www.youtube.com/watch?v=cSnkFt1fX2Q

 

 

 

FUENTE CGTN