Tusk pide repensar las propuestas británicas sobre Irlanda y su relación económica

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. EFE/Archivo

Salzburgo (Austria), 19 sep (EFE).- El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo hoy que el Reino Unido deberá reelaborar sus propuestas para “la cuestión irlandesa” y el futuro marco de cooperación económica entre Londres y Bruselas, en el marco de las negociaciones del “brexit”.

En declaraciones a la prensa, antes de asistir a una reunión del Partido Popular Europeo previa a la cumbre informal de líderes de los Veintiocho, Tusk indicó que aún espera que se logre cerrar el acuerdo de retirada en otoño y que para ello propondrá celebrar una cumbre a mediados del próximo noviembre.

“Todavía hay varios escenarios posibles hoy”, señaló Tusk sobre los contactos con los británicos con vistas a concluir un acuerdo que permita cumplir con el calendario previsto con Bruselas, para la salida del Reino Unido en marzo de 2019.

En ese contexto, valoró algunas de las propuestas de la primera ministra británica sobre el plan “Chequers” que, según el presidente del Consejo Europeo, indican una “evolución positiva” en los ámbitos de la seguridad y la política exterior, y buscan minimizar los efectos negativos del “brexit”.

Pero dejó claro que las propuestas sobre la cuestión irlandesa y el futuro marco de cooperación económica entre Londres y Bruselas “deberán de volver a ser trabajadas y negociadas”.

“Hoy hay quizá más esperanza pero seguramente cada vez menos tiempo”, señaló Tusk, que añadió que hay que aprovechar cada día para llevar a cabo esos contactos e indicó que por ese motivo propondrá mañana a los líderes reunidos en una cumbre europea informal la celebración de una cumbre adicional en noviembre para tratar el “brexit”.

En inmigración, Tusk aseguró que “las cosas se mueven en la buena dirección pese a la agresiva retórica” y que gracias a la protección de las fronteras y la cooperación con terceros países se ha producido una drástica caída de los flujos migratorios, pasando de cerca de 2 millones de llegadas de irregulares en 2015 a menos 100.000 este año.

“No podemos seguir divididos entre quienes quieren resolver el problema de los flujos migratorios ilegales y aquellos que quieren usarlos en el juego político”, dijo Tusk, que añadió que en lugar de “sacar provecho político de la situación, deberíamos concentrarnos en lo que funciona y seguir adelante”.

Tusk dijo que en la cena de trabajo que se celebrará este miércoles, en vísperas de la cumbre, pedirá a los mandatarios europeos “apoyo” para intensificar los esfuerzos de cooperación con los países del norte de África y mencionó la idea de convocar una cumbre entre la UE y los países de la Liga Árabe en Egipto en febrero del próximo año.