Los vigilantes de Barajas siguen adelante con el paro al fracasar la negociación

Imagen de un control de seguridad en Barajas. EFE/Archivo

Madrid, 17 ago (EFE).- Los trabajadores de seguridad de Ilunion que prestan servicios en los filtros de control del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas mantienen la convocatoria de huelga después de que resultara imposible llegar a un acuerdo sobre sus reivindicaciones con la empresa.

Los representantes de la empresa y de los trabajadores han celebrado hoy un acto de mediación en el Instituto Laboral de Madrid que finalizó de forma infructuosa y, además, Ilunion ha asegurado que no va a volver a reunirse con el Comité de Huelga, de acuerdo con Alternativa, sindicato convocante de las movilizaciones.

El motivo de la protesta (desde el 24 de agosto hasta el 3 de septiembre, entre las 5.00 y 14.00 horas), es el incumplimiento por parte de la empresa de los acuerdos de mejora de las condiciones de los profesionales de la seguridad privada alcanzados el año pasado entre el Ministerio de Fomento, sindicatos y patronal, y que recientemente fueron trasladados al convenio colectivo del sector.

A ello se suma el incumplimiento de los acuerdos que se pactaron en el Instituto Laboral con la anterior concesionaria, Prosegur, sobre el pago a toda la plantilla de pluses de radioscopia aeroportuaria y rotación fijos (unos 200 euros mensuales) que Ilunion considera que son variables y no abonables a todos los trabajadores.

En la mediación de hoy, que ha durado cerca de dos horas, la empresa ha presentado una contraoferta a los trabajadores que el comité de huelga ha rechazado al ser “insuficiente” y no dar respuesta a ninguno de los puntos más destacados de su tabla reivindicativa que “no son otros que el cumplimiento íntegro de los acuerdos con Fomento” y del respeto a los pactos legítimos contraídos con la anterior concesionaria.

Según Alternativa, la oferta a la baja para la adjudicación del aeropuerto que realizó Ilunion “sólo podía tener un resultado: la precarización de esta infraestructura crítica”.

Ilunion presta en el aeropuerto madrileño servicios de inspección de pasajeros, con una plantilla de entre 900 y 1.000 vigilantes, de los que Alternativa Sindical representa a un 20 %.

Otras empresas de seguridad presentes en Barajas son Eulen, que se adjudicó los servicios de inspección de equipajes; Trablisa (centro de gestión aeroportuaria); y Segurisa (‘fast track’)

Según el sindicato, es “lamentable” que AENA se mantenga al margen, siendo responsable de la contratación de estas empresas con concursos a la baja.

A la huelga se adherirán “con total seguridad” los trabajadores de seguridad en el aeropuerto de Santander y, posiblemente, también los de Barcelona-El Prat, según el sindicato.