Los talibanes reivindican el ataque contra un acto electoral con 20 muertos en Pakistán

Funcionarios de seguridad pakistaníes inspeccionan el lugar donde se ha perpetrado un atentando que tenía como objetivo al político Haroon Bilour, líder del Partido Nacionalista Awami (ANP) este martes 10 de julio de 2018. EFE

Islamabad, 11 jul (EFE).- El principal grupo talibán paquistaní, el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), reivindicó hoy el atentado suicida en un mitin político en el que murieron 20 personas y 66 resultaron heridas, un ataque que justificó por las políticas seculares de la formación.

El portavoz del TTP, Mohamed Khurasani, afirmó en un comunicado que su organización envió a un suicida a matar a Haroon Bilour, uno de los líderes de la formación regional laica Partido Nacionalista Awami (ANP), y quien murió en el ataque.

El atentado ocurrió a última hora de la noche de ayer en la ciudad de Peshawar, capital de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en el noroeste del país.

“El ANP es antiislam. Cuando este partido secular estuvo en el poder mató a muchos musulmanes e hizo prisioneros a otros”, indicó Khurasani.

El portavoz llamó a la población a mantenerse alejada de los miembros del ANP, sus oficinas y sus mítines afirmando: “hemos anunciado una guerra contra ellos”.

Se trata del primer atentado con muertos de la campaña electoral para las elecciones generales del 25 de julio, unos comicios en los que están llamados a votar unos 105 millones de personas.

El padre de Bilour fue asesinado en otro atentado suicida en 2012, al igual que otros miembros de esta formación laica del noroeste del país frecuente objetivo de los talibanes a lo largo de los últimos años.

El ANP es una formación laica y moderada que representa a los pastunes, etnia mayoritaria entre los talibanes, pero también de gran parte de la población de Khyber Pakhtunkhwa, donde este partido forma parte de la oposición tras gobernar en la legislatura de 2008 a 2013.

La violencia se redujo en el país durante 2017 con 1.260 muertos por terrorismo -540 de ellos civiles, 208 miembros de las fuerzas de seguridad y 512 supuestos terroristas-, la cifra más baja en una década, según el Portal de Terrorismo del Sur de Asia, que estudia la violencia en la región.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion