La Rada ucraniana rechaza discutir los cambios electorales propuestos por Zelenski

La Rada ucraniana rechaza discutir los cambios electorales propuestos por Zelenski 

Diputados ucranianos asisten a una sesión extraordinaria en el parlamento de Kiev (Ucrania). EFE

Kiev, 22 may (EFE).- La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania rechazó hoy incluir en la agenda el proyecto de ley electoral del nuevo presiente, Vladímir Zelenski, encaminado a derogar el sistema mayoritario y reducir del 5 % al 3 % el umbral mínimo de votos de los partidos para poder acceder al Legislativo.

Solo 92 de los 245 diputados registrados votaron a favor de incluir el proyecto de ley en la agenda, informó la agencia Ukrinform.

En Ucrania existe un sistema electoral mixto, según el cual el 50 % de los diputados de la Rada se eligen en base al sistema mayoritario y el 50 % restante, según el sistema proporcional (en base a las listas de partidos).

La mayor facción del Parlamento ucraniano, el partido del expresidente Petró Poroshenko, ya había advertido de que no apoyará los dos proyectos de ley, porque a juicio de su líder, Artur Guerasimov, las listas deben estar abiertas.

«La reducción de la barrera al 3% crea una situación de irresponsabilidad política y puede ser un camino para la desintegración política de Ucrania, llevando a cabo en el Parlamento proyectos políticos regionales y partidos (…) financiados por oligarcas», dijo.

Zelenski cosechó así su primera derrota como presidente de Ucrania solo 48 horas después de haber sido investido, entre otras cosas porque su partido, El Servidor del Pueblo, aún no tiene representación en el Parlamento.

También se enfrenta a resistencias por el decreto que firmó este martes para disolver la Rada Suprema y convocar elecciones parlamentarias anticipadas para el 21 de julio debido al «bajo nivel de confianza de los ciudadanos en la institución, que es del 4 %», y porque «desde 2016 no existe una coalición mayoritaria».

Los comicios estaban previstos inicialmente para el 27 de octubre.

En 2014 fue formada una coalición por cinco partidos proeuropeos: el Frente Popular, el Bloque Petró Poroshenko, Autoayuda, el Partido Radical y Batkivschina (Patria) -de la ex primera ministra Yulia Timoshenko-, pero en 2016 los tres últimos anunciaron su retirada de la misma porque exigían la dimisión del entonces primer ministro, Arseni Yatseniuk, que finalmente renunció.

Para sumar complejidad al debate, el pasado viernes el Frente Popular, presidido por Yatseniuk, anunció su salida de esa coalición, que de facto ya no existía, según Zelenski y varios analistas.

No obstante, el presidente de la Rada, Andréi Parubi, dio un plazo de 30 días a las facciones del Parlamento para formar una nueva alianza mayoritaria, lo que fue interpretado por algunos como una maniobra para impedir que el presidente disolviera el Legislativo.

Según la Constitución, el jefe de Estado puede disolver el Parlamento si no se forma una nueva coalición, pero solo puede hacerlo seis meses antes de que expire el mandato de la actual Rada Suprema.

Parubi ya ha anunciado que pedirá al Tribunal Constitucional verificar si el decreto de la disolución de Zelenski es legal.

Mientras, más del 70 % de los ucranianos apoyan la disolución de la Rada, según una encuesta del grupo Rating.

Para Zelenski, unas elecciones anticipadas no solo favorecerían a su nuevo partido, sino también acelerarían los nombramientos de personas afines a él.

Si las elecciones parlamentarias se celebraran ahora, el partido de Zelenski obtendría el 43,8 % de los escaños, la plataforma de oposición del excandidato presidencial Yuri Boiko un 10,5 %, el Bloque de Poroshenko un 8,8 % y el partido de Timoshenko un 7,3 %, según un sondeo de Rating.

El Parlamento tiene que dar su visto bueno o rechazar no solo al primer ministro, sino también a los ministros, al fiscal general y al responsable del Servicio de Seguridad.