Fuerte ofensiva de los talibanes para tomar la ciudad afgana de Ghazni

Miembros de la policía afgana montan guardia en el paso fronteriza de Ghazni, Afganistán. EFE/Archivo

Kabul, 10 ago (EFE).- Los talibanes lanzaron hoy una fuerte ofensiva para tomar el control de la ciudad oriental afgana de Ghazni, de gran importancia estratégica y que supondría uno de los mayores logros militares de los insurgentes tras ocupar en 2015 la capital regional Kunduz (norte) y el pasado mayo Farah (oeste).

“Cientos de combatientes talibanes fuertemente armados” iniciaron el ataque a Ghazni, capital de la provincia homónima, hacia las 00.30, hora local (20.00 GMT del jueves), “y aún continúa”, afirmó a Efe el portavoz del Gobernador provincial, Arif Noori.

“Este ha sido el mayor ataque talibán a la ciudad de Ghazni y sus suburbios en los últimos 17 años -desde el inicio de la guerra en 2001- en lo relativo al gran número de insurgentes que han atacado la ciudad con el objetivo de tomarla al completo”, aseguró Noori.

Los talibanes atacaron de manera simultánea los puestos de control, toda la línea defensiva alrededor de la ciudad y la ruta de suministros para aislar por completo la ciudad, explicó el portavoz.

“Aunque los enfrentamientos disminuyeron con el amanecer, la lucha continúa en diferentes suburbios (…) y en la parte occidental de la ciudad, en una zona a unos 500 metros de la Jefatura de Policía de Ghazni y edificios del gobierno”, reveló.

Las bajas entre miembros de las fuerzas de seguridad y habitantes de la ciudad no están claras.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa, Muhammad Radmanish, situó en alrededor de 150 el número de talibanes abatidos por las fuerzas de seguridad y precisó que los combates para expulsarlos de la ciudad todavía persisten.

“La ciudad está bajo control de las fuerzas de seguridad”, aclaró a Efe Radmanish, que añadió que en este momento también han activado una operación especial para localizar a los talibanes que se “ocultan en viviendas civiles”.

Las tropas estadounidenses, a través de una respuesta escrita, confirmaron a Efe que proporcionaron apoyo aéreo a las fuerzas afganas, que mantienen el control de la ciudad.

Amanullah Kamrani, miembro del Parlamento provincial y testigo de la ofensiva, describió a Efe lo ocurrido como “un gran ataque, pero gracias a Dios la ciudad no cayó”, después de que se produjeran “enfrentamientos desde anoche en todos los rincones” de Ghazni.

Los talibanes aseguraron a través de un comunicado que cientos de sus combatientes habían tomado “casi todos los puestos de control de la ciudad” y que están atacando la residencia del gobernador.

“En este ataque, más de 140 miembros de las fuerzas de seguridad murieron y decenas de ellos fueron capturados vivos”, sentenció en la nota el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Esta ofensiva de los talibanes es la peor a una capital provincial desde la que el pasado mayo logró ocupar durante un corto período de tiempo la ciudad occidental de Farah.

También en 2015 los talibanes tomaron durante varios días la ciudad norteña de Kunduz, en su mayor logro militar desde la invasión estadounidense en 2001, y al año siguiente estuvieron cerca de conseguir su objetivo de nuevo.

También en 2016, los insurgentes cercaron y lograron entrar en Trinkot (centro), capital de Uruzgan, y Lashkargah (sur), capital de Helmand, pero en ningún caso pudieron mantener el control más de unos días.

De acuerdo con información difundida a final del año pasado por Estados Unidos, el Ejecutivo afgano tiene control de cerca del 56 % del país, los talibanes dominan un 11 % y el resto es territorio en disputa.