Emirates «decepcionado» por la decisión de Airbus de dejar de fabricar el avión A380

Vista del logo de Aibus. EFE/Archivo

El Cairo, 14 feb (EFE).- La aerolínea emiratí Emirates se mostró hoy «decepcionada» por la decisión del grupo europeo Airbus de dejar de fabricar su avión gigante A380 en 2021, del que era el principal cliente de ese aparato.

«Emirates ha sido un partidario incondicional del A380 desde su inicio. Si bien estamos decepcionados por tener que abandonar nuestro pedido y tristes de que el programa no se haya podido mantener, aceptamos que esta es la realidad de la situación», dijo en un comunicado el jeque Ahmed bin Said al Maktoum, presidente y director ejecutivo de Emirates.

Emirates, que de acuerdo con los pedidos vigentes hasta ahora debía haber recibido en total 162 aviones A380, finalmente recibirá 14 aparatos más hasta el final de 2021, por lo que se quedará con 123.

A cambio ha suscrito un nuevo contrato con Airbus por 40 unidades del A330-900 y 30 del A350-900 por un valor de 21.400 millones de dólares, según la nota.

Al Maktoum señaló que para su grupo «el A380 es un maravilloso avión amado por nuestros clientes y nuestra tripulación», e indicó que «seguirá siendo un pilar de nuestra flota hasta bien entrada la década de 2030».

Según Airbus, el problema definitivo del A380, un aparato con capacidad para más de 500 pasajeros que Airbus lanzó ante los problemas de saturación de los aeropuertos de las grandes metrópolis mundiales, ha venido de Emirates, que ha decidido cambiar una parte de sus encargos para sustituirlos por los A330 y A350.

En un comunicado, el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, explicó que «como resultado de esa decisión, no disponemos de una cartera de pedidos del A380 sustancial y, por tanto, no hay una base que sustente la producción del A380, a pesar de todos los esfuerzos de venta que hemos realizado con otras aerolíneas en los últimos años».

Al respecto, Emirates dijo que los A330 y A350 «complementarán la combinación de flotas de Emirates, apoyarán el crecimiento de nuestra red y darán más flexibilidad para atender a la demanda estacional», dijo Al Maktoum, que añadió que estos aparatos «jugarán un papel importante en nuestros futuros planes de flota y red».

Explicó que los A330 se desplegarán en los destinos regionales de Emirates, por lo que prestará servicios a aeropuertos más pequeños y permitirá «abrir nuevas rutas conexión para su red global», se apunta en la nota.

Mientras que los A350 «complementarán las operaciones de larga distancia de Emirates, brindando al operador una mayor flexibilidad en términos de capacidad de despliegue en vuelos de 8 a 12 horas desde su sede en Dubái».

Pese a esta decisión de Airbus, el gigante aeronáutico europeo anunció hoy que incrementó un 29 % su beneficio en 2018, hasta 3.054 millones de euros, respecto al año anterior.

Contenido relacionado

Airbus dejará de fabricar su avión gigante A380 en 2021 por falta de encargos

París, 14 feb (EFE).- El grupo europeo Airbus anunció este jueves que dejará de fabricar su avión gigante A380 en 2021 después de que su principal cliente de este aparato, Emirates, haya decidido modificar una parte de sus encargos para sustituirlos por los modelos A330-900 y A350-900, que le parecen más eficientes.

Emirates, que de acuerdo con los pedidos vigentes hasta ahora debía haber recibido en total 162 aviones A380, finalmente sólo se quedará con 123 y, a cambio, ha suscrito un nuevo contrato con Airbus por 40 unidades del A330-900 y 30 del A350-900.

En un comunicado, el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, explicó que «como resultado de esa decisión, no disponemos de una cartera de pedidos del A380 sustancial y, por tanto, no hay una base que sustente la producción del A380, a pesar de todos los esfuerzos de venta que hemos realizado con otras aerolíneas en los últimos años».

«Esto nos lleva a la finalización de las entregas del A380 en 2021», concluyó Enders.

Airbus gana un 29 % más en 2018 y dejará de fabricar el A380

París, 14 feb (EFE).- El grupo europeo Airbus incrementó un 29 % su beneficio en 2018, hasta 3.054 millones de euros, frente a un año antes, pese al lastre financiero que un ejercicio más le supuso el programa del avión de transporte militar A400M, y anunció que en 2021 dejará de fabricar otro aparato, su avión gigante A380.

El problema definitivo del A380, un aparato con capacidad para más de 500 pasajeros que Airbus lanzó ante los problemas de saturación de los aeropuertos de las grandes metrópolis mundiales, ha venido de su principal cliente, Emirates, que ha decidido cambiar una parte de sus encargos para sustituirlos por los A330 y A350.

Emirates, que de acuerdo con los pedidos vigentes hasta ahora debía haber recibido en total 162 aviones A380, finalmente sólo se quedará con 123 y a cambio ha suscrito un nuevo contrato con Airbus por 40 unidades del A330-900 y 30 del A350-900.

En un comunicado, el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, explicó que «como resultado de esa decisión, no disponemos de una cartera de pedidos del A380 sustancial y, por tanto, no hay una base que sustente la producción del A380, a pesar de todos los esfuerzos de venta que hemos realizado con otras aerolíneas en los últimos años».

«Esto nos lleva a la finalización de las entregas del A380 en 2021», concluyó Enders.

Esas novedades del programa A380 tiene un impacto negativo de 463 millones de euros en el resultado neto operativo (Ebit) de 2018 de la empresa, aunque al mismo tiempo supondrá 177 millones de euros en la línea de otros resultados financieros.

Airbus, en cualquier caso, consiguió una rentabilidad récord el pasado año gracias a un volumen de entregas sin parangón en su historia (en especial 800 aviones comerciales) y su consejo propondrá a la junta el reparto de un dividendo récord de 1,65 euros por acción, un 10 % más.

Eso pese a la nueva provisión que tuvo que encajar en sus cuentas por el A400M que se ensambla en Sevilla (España), en esta ocasión por 436 millones de euros.

Ese cargo adicional, resultado de una actualización de la estimación del contrato con los países que lanzaron el A400M, refleja sobre todo el resultado de las negociaciones con estos países, así como nuevos cálculos sobre las posibilidades de exportarlo, la subida de precios y el aumento de algunos costes, indicó Airbus este jueves en un comunicado.

El gigante europeo de aeronáutica y defensa reconoció que incluso encajando ese nuevo impacto negativo en sus cuentas, «siguen existiendo riesgos».

Riesgos sobre «el desarrollo de las capacidades técnicas y en los costes asociados, en la consecución de suficientes pedidos de exportación a tiempo, así como en cuanto a la fiabilidad operativa de los aviones -especialmente sobre los motores- y en la reducción de costes con arreglo a la línea de base revisada».