El presidente afgano visita Ghazni una semana después de la ofensiva talibana

El presidente afgano, Ashraf Ghani. EFE/Archivo

Kabul, 17 ago (EFE).- El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, visitó hoy la ciudad oriental de Ghazni para analizar la situación de seguridad, una semana después de que los talibanes lanzasen una gran ofensiva para tratar de tomar la urbe, mientras continúan los combates a sus afueras.

“El presidente Ashraf Gani llegó esta mañana a la provincia de Ghazni para visitar y evaluar la situación de seguridad en Ghazni”, capital de la provincia homónima, informó el Palacio Presidencial en un comunicado.

El dirigente mantuvo conversaciones con ciudadanos de a pie para escuchar sus preocupaciones y se reunió con las autoridades locales, a las que anunció un fondo de emergencia de 20 millones de dólares para ayudar a reconstruir los edificios gubernamentales y mezquitas destruidos durante la batalla.

Según la nota, el gobernador de Ghazni, Wahidullah Kalimzai, explicó al presidente que el suministro de agua, electricidad y telecomunicaciones han sido restaurados, si bien su completa operatividad llevará tiempo por haber resultado destruida infraestructura clave durante los cinco días de combates.

Una semana después del inicio de la ofensiva talibana, las fuerzas de seguridad todavía tienen en marcha operaciones de despeje en las afueras de la ciudad y a lo largo de la principal carretera de acceso a la misma.

Además, el cinturón de seguridad que rodea la ciudad ha sido “reforzado”, dijo el jefe del Ejército, general Sharif Yaftali, en una reunión con el presidente en Ghazni.

En el encuentro, el presidente pidió a la principal agencia de inteligencia, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS, en inglés), que investiguen “en profundidad” la ofensiva de los insurgentes e identifiquen los puntos débiles en la seguridad.

También ordenó a los órganos de seguridad que habiliten nuevas comisarías para mejorar las capacidades de las tropas en la zona.

En un discurso a los residentes de la ciudad, Gani apuntó a Pakistán por su falta de acción contra los insurgentes que se esconden en su suelo y que atacan en territorio afgano.

“Querido general Bajwa (jefe del Ejército paquistaní), firmaste un documento con nosotros, repetidamente me dijiste por teléfono que prestarías especial atención. Dame una respuesta, ¿de donde vinieron (los atacantes)? ¿por qué están recibiendo tratamiento en vuestros hospitales?”, criticó el presidente afgano.

El pasado viernes cientos de talibanes atacaron de forma simultánea puestos de control y la línea defensiva alrededor de Ghazni, lo que desembocó cinco días de enfrentamientos que acabaron con cerca de 500 muertos, entre ellos 326 talibanes y un centenar de miembros de las fuerzas de seguridad.

Esta ofensiva es la peor sobre una capital provincial desde la que el pasado mayo logró ocupar durante un corto período de tiempo la ciudad occidental de Farah.

También en 2015 los talibanes tomaron durante varios días la ciudad septentrional de Kunduz, en su mayor logro militar desde la invasión estadounidense en 2001, y al año siguiente estuvieron cerca de conseguir su objetivo de nuevo.

En 2016, los insurgentes cercaron y lograron entrar en Trinkot (centro), capital de Uruzgan, y Lashkargah (sur), capital de Helmand, pero en ningún caso pudieron mantener el control más de unos días.

De acuerdo con información difundida a finales del año pasado por el Congreso de Estados Unidos, el Ejecutivo afgano controla cerca del 56 % de Afganistán, los talibanes dominan un 11 % y el resto es territorio en disputa. EFE

bks-njd/mt/alf

Contenido relacionado

Unos 250 civiles han perecido en la ofensiva talibán contra Ghazni

Ginebra, 17 ago (EFE).- Unos 250 civiles han perecido en la ofensiva talibán contra la ciudad de Ghazni, a 140 kilómetros al sur de Kabul, según el recuento preliminar de la Media Luna Roja afgana difundido hoy por la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Una semana después del inicio de la ofensiva contra esa ciudad del centro-este de Afganistán, las fuerzas de seguridad todavía tienen en marcha operaciones de despeje en las afueras y a lo largo de la principal carretera de acceso.

El portavoz de la OCHA en Ginebra, Jens Laerke, explicó hoy en rueda de prensa que la ONU aun no pude entrar en la ciudad dado que hay minas antipersonal plantadas, pero que “confía” en el recuento “preliminar y no exhaustivo” realizado por la Media Luna Roja Afgana.

El portavoz dijo que compete al Gobierno de Afganistán retirar las minas y que se espera que será algo que hará con prioridad, especialmente en la principal carretera que da acceso a la ciudad.

“Actualmente no hay un pasaje seguro para que los trabajadores humanitarios o los civiles puedan entrar o salir de la ciudad”, especificó.

Laerke dijo que los combates aún persisten en las afueras de Ghazni, pero que el sistema de agua ha podido restablecerse parcialmente, con lo que parte de la población de la ciudad, estimada en 270.000 personas, podrá beber agua potable en las próximas horas.

Sin embargo, el sistema eléctrico está dañado por lo que restaurarlo es una prioridad, agregó.