El banco Santander Río de Argentina cambia su marca a Santander

El Grupo Santander está presente desde la década de 1960 en el país suramericano y en 1997 adquirió el Banco Río a la familia argentina Pérez Companc, EFE/Archivo

Buenos Aires, 19 jun (EFE).- El Santander Río, uno de los principales bancos privados de Argentina, anunció que a partir de este miércoles cambia su marca a Santander para acompañar el proceso de marca única a nivel mundial del grupo financiero español Santander.

Según informó la entidad en un comunicado, la modificación contribuirá además a reforzar la estrategia digital del banco en Argentina.

«En este sentido, refleja una evolución de la marca que viene así a acompañar la transformación digital en marcha, al mismo tiempo que comporta un diseño renovado y moderno», aseguró el banco.

Argumentó que Santander, como marca global, proyecta «con fuerza» a nivel local la misión y la visión del grupo español y se adapta mejor al concepto de plataforma abierta de servicios financieros.

«En Argentina, como en todo el mundo, estamos en constante cambio e innovación. Por lo tanto, la marca debe evolucionar para acompañar nuestra transformación, hacerla más visible y transmitir mejor nuestra cultura», sostuvo el presidente de la filial argentina del Grupo Santander, Enrique Cristofani.

Por un breve lapso de tiempo, la nueva marca convivirá con la marca antigua de Santander Río, de manera que el cambio será progresivo y se iniciará en el ámbito digital (web, aplicaciones móviles y redes sociales), comunicacional y en algunas sucursales.

El cambio se irá extendiendo luego de forma paulatina a todas las sucursales de Argentina y otros activos físicos.

El Grupo Santander está presente desde la década de 1960 en el país suramericano y en 1997 adquirió el Banco Río a la familia argentina Pérez Companc.

Recién en 2008 la entidad financiera cambió su nombre al de Santander Río.

El Grupo Santander cambió su imagen de marca a nivel global en marzo de 2018, cuando la presidenta del conglomerado financiero, Ana Botín, anunció que el cambio se iría extendiendo a cada país donde el grupo tiene actividad.

«Esta nueva marca conecta mejor con las nuevas generaciones, es más moderna y mejora un 20 % la visibilidad en formato digital», aseguró por entonces Botín.

El hasta hoy banco Santander Río cuenta con 468 sucursales, con cerca de 3,5 millones de clientes (entre ellos, unas 260.000 pymes y 1.300 empresas corporativas).