El agravamiento de la crisis venezolana paraliza paso fronterizo con Colombia

Una familia cruza este miércoles, el puente internacional Simón Bolívar, en la ciudad de Cúcuta (Colombia). EFE

Cúcuta (Colombia), 23 ene (EFE).- El puente internacional Simón Bolívar, por donde a diario pasan miles de venezolanos hacia Colombia, estuvo prácticamente paralizado este miércoles, en coincidencia con las multitudinarias manifestaciones opositoras que derivaron en la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente encargado del país.

El paso, que conecta a la ciudad venezolana de San Cristóbal con la colombiana de Cúcuta, lució extrañamente desolado, pues de las 35.000 personas que cruzan cada día, muchos en busca de bienes de primera necesidad y otros para emigrar de forma definitiva, hoy solo se vio a un puñado de ellas.

Entre los pocos que pasaron este miércoles a Cúcuta está Coromoto Ríos, una colombiana de 47 años que reside en Venezuela, quien llegó a su país para hacer mercado para ella y su familia, que vive en San Cristóbal.

Ríos ve normal que no haya mucha gente cruzando la frontera por las manifestaciones contra el presidente Nicolás Maduro, pues cree que “todo el mundo está adentro protestando”.

“La gente no tiene miedo, tiene ira, rabia e impotencia”, contó a Efe.

Ante cientos de miles de asistentes a una marcha opositora en Caracas, Guaidó asumió “formalmente las competencias del Ejecutivo nacional como presidente encargado de Venezuela” para “lograr el cese de la usurpación, (instalar) un Gobierno de transición y tener elecciones libres”.

Por otra parte, Jackson Jaimes, un venezolano de 43 años que llegó al Simón Bolívar coincide en que la gente ya no tiene miedo, pese a que muchos de sus compatriotas prefieren quedarse en casa.

“Por seguridad la gente toma algunas precauciones, pero no es porque teman”, afirmó a Efe Jaimes, quien llegó a Cúcuta de compras, como suele hacerlo desde hace meses.

Es por eso que este hombre pide un cambio en su país, incluso si la única vía es la intervención militar.

“Ojalá intervinieran Venezuela. Va a haber sangre, va a haber muertos, pero creo que no va a ser en vano”, aseguró.

Muchos de quienes arribaron este miércoles a Cúcuta lo hicieron en familia, y luego retornaron a Venezuela con carretas cargadas de productos que escasean en su país.

Pese a que las manifestaciones se concentraron en el país petrolero, Luigi Rivas, un venezolano que vive desde hace seis años en Colombia, se postró en una de las orillas del puente con una pancarta que rezaba “Mi presidente es Juan Guaidó”.

“Yo no pude asistir a las marchas, pero cuando salí del trabajo vine a aportar mi granito de arena para que la gente sepa que tenemos nuevo presidente”, contó Rivas a Efe mientras levantaba su pancarta.

Según cifras de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), el número de refugiados y migrantes venezolanos en el mundo ha alcanzado los 3 millones, y más de un millón de ellos están en Colombia.