Cámara de periodistas anima a la sociedad de Nicaragua a mantener «la lucha»

La Cámara Guatemalteca de Periodismo expresó este lunes su «solidaridad» con la prensa y la sociedad de Nicaragua porque «se juegan la vida» en las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, y los animó a mantener «la lucha». EFE/Archivo

Guatemala, 18 mar (EFE).- La Cámara Guatemalteca de Periodismo expresó este lunes su «solidaridad» con la prensa y la sociedad de Nicaragua porque «se juegan la vida» en las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, y los animó a mantener «la lucha».

Los periodistas nicaragüenses se arriesgan «por mantener a su pueblo y al mundo entero informado de la realidad» del país centroamericano, luego de la reactivación de la violencia este sábado, cuando la Policía reprendió una movilización que pedía airadamente la liberación de los «presos políticos».

La Policía nicaragüense detuvo temporalmente el fin de semana al menos a 107 personas que intentaban protestar, según datos de esa institución, o 195 de acuerdo con el movimiento que convocó a esa marcha, la Unidad Nacional Azul y Blanco, que además reportó seis heridos a causa de los disparos realizados por los agentes.

La Cámara Guatemalteca de Periodismo, fundada en agosto de 1977 por los tres grandes periódicos de la época, detalló que «pasan los días, las semanas se convierten en meses y la lucha continúa, pero la certeza de que al final la libertad siempre prevalecerá, es inconmovible».

En su comunicado de prensa agregó que no hay peor «dictadura» que aquella que «silencia con balas las palabras y los pensamientos», así como «no hay libertad sin libre expresión».

La entidad guatemalteca dijo a los periodistas nicaragüenses que «no están solos», pues en su lucha «el mundo entero los acompaña», y concluyó que el periodista «siempre ha sido para el pueblo el mejor aliado», pero para las dictaduras ha sido, siempre, «el peor enemigo».

La Unidad Nacional Azul y Blanco de Nicaragua denunció que el sábado la ciudadanía se prestaba a movilizarse cívica y pacíficamente y «el régimen de Ortega respondió criminalmente, desplegando a su Policía, paramilitares y operadores políticos».

Esos grupos, agregó la organización, hicieron un uso desmedido de la fuerza, «secuestraron» y golpearon a menores de edad, mujeres, adultos y periodistas.

«Se recibieron disparos y bombas lacrimógenas dejando un saldo de 6 heridos por balas de goma y perdigones, además de varias personas heridas y más de 195 apresadas, entre ellas integrantes de la Alianza Cívica y la Unidad Nacional», reseñó.

La Policía Nacional de Nicaragua dijo por su parte el sábado pasado que «cumplió con su función constitucional de resguardo de la seguridad y los derechos de la ciudadanía, y se vio en la obligación de capturar a 107 personas», a las que dejó libres posteriormente, porque «violentaron el orden público».

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.