AI: Elecciones Zimbabue son oportunidad para acabar abusos derechos humanos

Las elecciones de Zimbabue brindan una oportunidad para que el país “rompa con décadas de graves violaciones de derechos humanos” y de campañas electorales marcadas por la violencia, las detenciones y los asesinatos, afirmó hoy Amnistía Internacional (AI). EFE/Archivo

Nairobi, 10 jul (EFE).- Las elecciones de Zimbabue brindan una oportunidad para que el país “rompa con décadas de graves violaciones de derechos humanos” y de campañas electorales marcadas por la violencia, las detenciones y los asesinatos, afirmó hoy Amnistía Internacional (AI).

“Sin (el expresidente Robert) Mugabe, hay una oportunidad real para un nuevo comienzo en Zimbabue y la posibilidad de romper con su historia y asegurar que se respetan completamente los derechos humanos tanto durante las elecciones como después”, señaló el subdirector para África del Sur de AI, Muleya Mwananyanda, en un comunicado.

El 30 de julio, los zimbabuenses están convocados a las urnas para elegir tanto a su futuro presidente como a representantes parlamentarios y municipales, en las primeras elecciones a las que no se postula como candidato Mugabe, de 94 años, quien vive recluido en su mansión de Harare desde el golpe militar que le desalojó del poder en noviembre pasado.

AI denunció que durante los 37 años de “mandato represivo” de Mugabe, “millones” de zimbabuenses se vieron forzados a huir del país, y las elecciones anteriores estuvieron siempre teñidas de sangre.

Según la organización defensora de los derechos humanos, 200 personas fueron asesinadas durante las elecciones de 2008 por la violencia contra los militantes opositores, y alrededor de 20.000 han sido asesinadas desde 1984.

En un informe sobre los “deberes” que tendrá el nuevo Gobierno en cuanto a derechos humanos, AI pide la abolición de la pena de muerte y la conmutación de todas las sentencias con penas capitales a penas de prisión.

Además, Amnistía redactó una lista con nombres y apellidos de opositores y activistas “desaparecidos” durante la época de Mugabe.

Y recomendó el establecimiento de una comisión jurídica que investigue las desapariciones y lleve ante la Justicia a los autores.

Otras recomendaciones son acabar con la violencia y la brutalidad policial, terminar con los desalojos forzados, asegurar la libertad de expresión, asociación y asamblea, adherirse a los protocolos de derechos humanos internacionales y regionales, y poner los derechos de las mujeres y niñas en el centro de los programas políticos.

“Los zimbabuenses se merecen algo mejor. Todos los políticos deben comprometerse de forma pública para acabar con la impunidad ante las violaciones de derechos humanos”, aseveró Mwananyanda.

Mugabe dimitió de la Jefatura de Estado de Zimbabue el pasado 21 de noviembre, tras 37 años en el poder.

Su dimisión fue forzada por las Fuerzas Armadas, que tomaron el control del país y recluyeron a la familia presidencial en su residencia varios días, aunque los altos mandos siempre negaron que se tratara de un golpe de Estado.

Su sucesor, Emmerson Mnangagwa, ha prometido unas elecciones libres e imparciales, frente a las acusaciones de violencia, corrupción e intimidación que empañaron los comicios celebrados con Mugabe en el poder; y ha invitado a observadores internacionales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion