980x200

Victoria "La Mala" reclama espacios para las mujeres en la música mexicana

EEUU MÚSICA | 29 de marzo de 2018

La cantante Victoria "La Mala" posa durante una entrevista con Efe, este miércoles 28 de marzo de 2018, en Los Ángeles, California (EE.UU.). EFE

Los Ángeles (EEUU), 29 mar (EFE).- Combinando el estilo apasionado de la banda sinaloense con una actitud provocadora más cercana al género urbano, la cantante Victoria "La Mala" defendió en una entrevista con Efe su mensaje feminista de igualdad y reclamó más espacios para las mujeres dentro de la música mexicana.

"Las mujeres quieren escuchar música de mujeres porque las perspectivas de las mujeres y los hombres son bien diferentes. Creo que aunque es muchísimo más difícil para nosotras, yo creo que el doble, el triple o diez veces más, como mujeres estamos pidiendo que esos espacios se abran, no solo las mujeres en la industria sino el público en general", aseguró la cantante mexicana.

"La música refleja todo lo que está pasando en la sociedad y las mujeres estamos viviendo un momento de pedir nuestra igualdad, nuestros derechos", añadió.

Victoria "La Mala" se encuentra en estos momentos acompañando a Romeo Santos, "el rey de la bachata", durante su gira Golden Tour por Estados Unidos, cuyos conciertos en The Forum de Los Ángeles abrirá mañana y el sábado.

La artista subrayó el gran honor que supone para ella compartir aventuras de carretera con el bachatero: "Siempre ha sido de mis artistas favoritos. El hecho de que ahora el esté creyendo en mí y me haya escogido para irse de tour con él es como: '¡Guau!'. Siento que alguien me va a pellizcar y voy a decir: 'Tuve un sueño rarísimo, increíble'".

Conocida por canciones como "El corrido del amor" o "Si va a doler, que duela", recordó que desde muy pequeña en Ciudad de México tuvo clara su ilusión.

"En la escuela yo siempre era la que estaba en el coro, en las obras de teatro (...). Siempre fue algo que me gustó y no me puedo acordar de un momento en el que no estuviera cantando", dijo.

Tras probar suerte en Estados Unidos, el primer éxito para la vocalista conocida entonces como Victoria Ortiz llegó en 2010 con una versión de "Ahora soy mala", de Olga Tañón.

"La gente me empezó a decir 'La Mala'. Y a mí me encanta. La canción habla sobre una mujer que se volvió mala y que ahora es fuerte porque le hicieron tantas cosas que ya no le importa nada", argumentó.

Con un nuevo disco que espera sacar este año, Victoria "La Mala" explicó que intenta fusionar ritmos mexicanos con detalles de hip-hop o R&B.

"Yo tenía unas tías en Los Ángeles que eran adolescentes y para mí ellas eran lo 'cool'. Tenían la ropa y la música en inglés que no teníamos en México", dijo.

"Pero en mi casa mis papás escuchaban pura banda sinaloense, mariachi, boleros, norteñas. Venían de un ambiente más ranchero y se mudaron a la ciudad. Creo que de ahí viene mi estilo: de esos dos caminos que convergen", indicó.

Siempre con la intención de trasladar un mensaje de orgullo y poder para las mujeres a través de sus canciones, Victoria "La Mala" dijo que se inspira en estrellas como Selena, Jenni Rivera o Paquita la del Barrio.

"Son mujeres que pues siempre nos han hecho luchar, salir adelante, y le daban ese empoderamiento a la mujer. Creo que eso ha sido lo que me encantaba de ellas y lo que, hasta el día de hoy, me ha formado con esa positividad, ese empoderamiento y esa fuerza", reflexionó.

La artista también hizo hincapié en que, especialmente en la música de banda, todavía existen actitudes machistas, por lo que consideró que canciones como "Merezco mucho más", su último single, sirven para combatir esos comportamientos.

"Las mujeres estamos viviendo ese momento de decir: '¿Sabes qué? Ya no me voy a confirmar con lo que me den. Ahora quiero que me den lo que me merezco'", señaló antes de hablar sobre la importancia de movimientos como "Time's Up" (Se acabó el tiempo) que luchan contra el acoso sexual.

"Yo lo viví cuando estaba trabajado como recepcionista en Nueva York y ahí tuve yo un problema con el jefe, de que hizo él su avance y yo dije que no. Desde ahí me hicieron la vida imposible hasta que literalmente me sacaron del trabajo", contó.

"Es muy triste que esto esté sucediendo todavía, que a las mujeres se nos vea como objetos o como que se puede hacer lo que quiera con nosotras", finalizó.

USA News