980x200

Merkel y Schulz cierran un acuerdo para reeditar la gran coalición en Alemania

ALEMANIA GOBIERNO | 07 de febrero de 2018

Berlín, 7 feb (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder socialdemócrata, Martin Schulz, alcanzaron hoy un acuerdo para reeditar la gran coalición de gobierno, un pacto que llega más de cuatro meses después de las elecciones y tras arduas negociaciones.

El acuerdo, que abre la puerta a una cuarta legislatura de Merkel como canciller, deberá ahora ser sometido a una consulta vinculante entre los militantes socialdemócratas, que tendrán así en sus manos el futuro del Ejecutivo alemán.

Las direcciones de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) confirmaron el acuerdo tras más de 24 horas de reuniones ininterrumpidas en Berlín, en las que se limaron las últimas diferencias y se redacto un documento final de 177 páginas.

A la espera de que Merkel y Schulz comparezcan ante los medios para valorar su alianza, el ministro de Finanzas en funciones y dirigente de la CDU, Peter Altmaier, garantizó que se trataba de un acuerdo de coalición "muy positivo para muchos ciudadanos".

"Cansados, pero contentos", destacó a través de las redes sociales la dirección del SPD, junto a un "selfi" en el que Schulz aparece sonriente junto a su equipo.

El líder socialdemócrata será previsiblemente el próximo ministro de Asuntos Exteriores alemán, cartera que mantendrá el SPD en el futuro gabinete.

Como en la pasada legislatura, el SPD se hará cargo de seis de los catorce ministerios, pero cambiará Economía por Finanzas, considerado de mayor peso y que hasta ahora se habían reservado los cristianodemócratas.

Desde el Ministerio de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ahora presidente del Bundestag, se convirtió en uno de los principales defensores de la austeridad ante la crisis del euro, pero durante las negociaciones de coalición el SPD se ha mostrado partidario de dar un giro en la política europea y de apostar por más inversiones y crecimiento.

Otro ministerio que cambiará de manos será el de Interior, que los cristianodemócratas ceden a sus socios bávaros, defensores de un endurecimiento de la política de inmigración y muy críticos con la gestión de la crisis de los refugiados que realizó Merkel la pasada legislatura.

En el acuerdo se ratifica la intención de que la llegada de nuevos refugiados al país no supere una horquilla de entre 180.000 y 220.000 personas y se fijan límites a la reagrupación familiar.

El documento recoge todo un programa de gobierno para los próximos cuatro años, con inversiones multimillonarias en educación, vivienda y digitalización, garantías de estabilidad para las pensiones, mejoras en la atención a la dependencia y una clara apuesta por una Europa "fuerte, democrática, competitiva y social".

Schulz, que, según el diario "Süddeustche Zeitung" dejará la presidencia del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) para ser ministro, había afirmado que su objetivo era lograr un programa con un marcado carácter socialdemócrata y con él convencer a los militantes de su partido, dividido ante la idea de reeditar la gran coalición con Merkel.

Tras la debacle en las elecciones del 24 de septiembre, cuando el SPD cosechó un mínimo histórico (20,5 %), Schulz rechazó de plano una nueva alianza con los conservadores, aseguró que nunca formaría parte de un gabinete bajo Merkel y consideró que el partido debía renovarse en la oposición.

Pero la canciller fracasó en su intento de aliarse con liberales y verdes, y Schulz se abrió a dialogar con los conservadores, por por recomendación expresa del presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, e incluso del presidente francés, Emmanuel Macron.

Los dos bloques cerraron un preacuerdo a mediados de enero y en el congreso extraordinario convocado por el SPD el 21 de enero para refrendarlo quedó clara la división del partido, que dio luz verde al inicio de las negociaciones formales con Merkel por un 56 %.

Entre los sectores más críticos están las Juventudes Socialdemócratas (Jusos), que lanzaron una campaña para reclutar nueva militancia con el objetivo de que el pacto de coalición acabe bloqueado en la consulta entre los afiliados al SPD, que sigue cayendo en las encuestas.

Desde el pasado enero, se han registrado 24.339 nuevas afiliaciones al partido y un total de 463.723 militantes tendrán derecho a votar a principios de marzo el pacto alcanzado hoy.

Contenido relacionado

Merkel elogia un pacto que dará un gobierno estable y nueva dinámica a Alemania

Berlín, 7 feb (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy satisfecha por el acuerdo para una gran coalición con los socialdemócratas, la cual, afirmó, es la base para el gobierno "estable" que necesita el país y "esperan muchos en el mundo" y que dará "una nueva dinámica" a Alemania.

Merkel compareció ante los medios junto a su aliado bávaro, Horst Seehofer, y el líder socialdemócrata, Martin Schulz, para presentar el pacto cerrado tras días de una "intensa" negociación que, dijo, "ha merecido la pena".

"Estoy convencida de que el acuerdo es la base del gobierno estable y bueno que necesita nuestro país y que, por cierto, muchos en el mundo esperan de nosotros", manifestó.

Reconoció que no fue "del todo fácil" el reparto de ministerios y admitió que es "duro" no contar en la próxima legislatura con Finanzas, cartera en la que Wolfgang Schäuble se convirtió en una "institución" en las dos últimas legislaturas.

El acuerdo se someterá ahora al voto de los militantes del Partido Socialdemócrata (SPD), que se encuentra dividido, y Schulz subrayó que trabajará para convencerles de que se trata "un muy buen acuerdo"

"Hemos logrado mejoras para todos", afirmó Schulz, para quien el pacto lleva un claro "sello socialdemócrata", especialmente en lo que respecta a la reforma sanitaria, así como en política europea, capítulo este en el que incidirá directamente como futuro ministro de Asuntos Exteriores.

El líder socialdemócrata destacó, además, que el pacto resultante incluye algunas de las propuestas de las juventudes de su partido, que lideran la campaña del "no" ante la consulta interna.

En opinión de Merkel, el pacto establece un plan de trabajo para mejorar la vida de los ciudadanos, dirigir la economía alemana hacia el futuro, incrementar su competitividad y reforzar la convivencia social.

La canciller aseguró que se han esforzado en lograr "un equilibrio entre una distribución justa y la creación de las condiciones para generar riqueza" y señaló que su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), deberá ratificar el acuerdo en un congreso.

Schulz dejará la presidencia del SPD para ser ministro en la gran coalición

Berlín, 7 feb (EFE).- El líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz, dejará la presidencia de su formación para ser ministro de Asuntos Exteriores en la nueva gran coalición de Gobierno de la canciller Angela Merkel, según informaciones del diario "Süddeustche Zeitung".

De acuerdo con esas fuentes, la presidencia del SPD pasara a Andrea Nahles, hasta ahora jefa del grupo parlamentario socialdemócrata y ministra de Trabajo en el anterior Ejecutivo de Merkel.

Schulz asumió la dirección del SPD hace menos de un año, con el objetivo de derrotar a la canciller en las elecciones generales del pasado 24 de septiembre, para acabar hundiendo a su partido en su mínimo histórico, un 20,5 %.

Después de esa derrota, como en la campaña electoral, rechazó la posibilidad de reeditar la gran coalición y aseguró que nunca formaría parte de un Gabinete bajo Merkel.

Tras fracasar las negociaciones de coalición entre el bloque conservador de la canciller, los Verdes y el Partido Liberal (FDP) dio marcha atrás y aceptó abrir conversaciones para una nueva alianza gubernamental, por recomendación expresa del presidente del país, Frank-Walter Steinmeier.

En el pasado congreso del SPD, celebrado el 21 de enero con el único objetivo de someter a los delegados la aprobación del preacuerdo de coalición, Nahles tuvo un papel destacado, al intervenir en un momento álgido de los debates y pedir en un vibrante discurso el sí al pacto.

El preacuerdo recibió el visto bueno por un 56 %, en medio de la fuerte oposición planteada por las juventudes del partido, los Jusos, que además lanzaron una campaña para reclutar nueva militancia con el objetivo de que el pacto de coalición acabe bloqueado en la próxima consulta entre los afiliados al SPD.

Desde el pasado enero, se han registrado 24.339 nuevas afiliaciones al partido, con derecho a voto en una consulta en la que pueden participar un total de 463.723 militantes.

Ese alud de nuevas afiliaciones contrasta con la situación en los sondeos del partido, que tras el desastroso resultado de las generales ha seguido cayendo en los sondeos, que le atribuyen ahora un 17 %, en caso de haber nuevas elecciones.

USA News