980x200

Roma expone el arte legado por el matrimonio estadounidense Wurts y Tower

ITALIA ARTE | 05 de enero de 2018

Fotografía facilitada por la biblioteca del Museo Nacional del Palacio de Venecia (Roma), de George Washington Wurts y Henriette Tower, el matrimonio millonario estadounidense que donó al Estado italiano 4.000 obras de arte en 1933. EFE

Roma, 5 ene (EFE).- Roma expone por primera vez en uno de sus edificios más simbólicos, el Palacio Venecia, parte de las 4.000 obras de arte que un matrimonio millonario estadounidense, George Washington Wurts y Henriette Tower, donó al Estado italiano en 1933.

La admiración por Italia y el gusto por el arte producido en este país arrebató a Wurts y Tower, que reunieron una amplísima colección de arte muy variado que decidieron legar a Roma, donde ahora se expone parte de ella.

Más concretamente el legado benefició al dictador Benito Mussolini, con quien mantuvieron una relación personal, según describe el historiador estadounidense Carl Brandon Strehlke en el catálogo de la muestra.

De un valor hoy estimado entre 35 y 40 millones de euros (entre 42 y 48 millones de dólares) 234 piezas de la colección han sido rescatadas de sus depósitos y se presentan ahora al público restauradas, cuenta a Efe la directora del Complejo de Museos de la región del Lazio, Edith Gabrielle.

Caracterizada por su eclecticismo, la muestra navega por diferentes estilos, épocas y artistas y si no se ha expuesto antes es porque el valor reside en su conjunto, opina la responsable de esta institución dependiente del Ministerio de Patrimonio Cultural de Italia.

De porcelana a orfebrería hasta escultura, pintura, marfiles, tapices, instrumentos musicales, trípticos o antiquísimos libros, hay arte italiano, pero también oriental, como acuarelas o platería; ruso o alemán, como el conjunto de esculturas que datan del siglo XVI y que representan a los soldados "lansquenetes" que batallaron al servicio de la dinastía Habsburgo.

Las obras se han dispuesto en algunas de las salas del que fue antiguo cuartel general del Gobierno fascista de Mussolini, como la del Mappamondo, desde cuyo balcón el dictador dirigía sus arengas al pueblo.

Reunida entre finales del siglo XIX y principios del XX la muestra se caracteriza por una "bulimia artística" y es el espejo de un matrimonio que "colecciona de todo", describe Gabrielle sobre una pareja a la que su "pasión y entusiasmo" por el arte le llevó a comprar "en modo compulsivo" todo tipo de objetos "hasta amasar una colección de gran naturaleza y proveniencia".

Wurts (1843-1928), miembro del cuerpo diplomático de su país, y Tower (1856-1933) la heredera de una acaudalada familia de Filadelfia (EEUU) ligada al carbón, recalaron en Roma en 1870 luego de un periodo por España y después de viajar a las ciudades italianas de Turín y Florencia.

Cosmopolitas y amantes de las artes, en la capital italiana no pasaron desapercibidos, y a él se le describió como "un hombre de inteligencia mediocre, vanidoso y maleducado, pero provisto de habilidades artísticas que lo convirtieron en un gran conocedor de la música, la pintura y los objetos antiguos".

Así le calificó el periodista y fundador del semanal satírico "Lo Specchio" Giorgio Nelson Page (1906-1982) en su novela "El americano"(1950).

En la ciudad eterna el matrimonio se instaló primeramente en el primer piso del palacio Antici Mattei, para hacerlo posteriormente en Villa Sciarra, situada en una ladera de la romana colina del Gianicolo y que fue comprada por la pareja en 1902.

Cosmopolitas y excéntricos, poblaron el jardín de esta residencia con numerosos pavos reales blancos.

La villa también fue legada al estado italiano tras la muerte del matrimonio.

Denominada "Voglia d'Italia. Il collezionismo internazionale nella Roma del Vittoriano" ("Ganas de Italia. El coleccionismo internacional") la muestra estará abierta hasta el 8 de marzo.

Comisariada por el historiador de arte Emanuele Pellegrini pone el foco en la atmósfera y las vicisitudes de los coleccionistas internacionales, señala la directora Gabrielle, quien cuenta que el matrimonio representó un fenómeno muy propio del pasado siglo, pero "no tan conocido".

"Entre 1870 y el inicio de 1900, cuando Roma se convierte en la capital del nuevo reino de Italia, las donaciones al Estado son un fenómeno amplio que afecta a muchas personas en todo el mundo, especialmente en el ámbito estadounidense", apunta.

La exposición se ha organizado en dos lugares de la Plaza Venecia: en el palacio renacentista situado en su lado oeste y en la Galaría Sacconi que alberga el complejo monumental del Vittoriano, a pocos metros.

Y con ella se pretende tanto poner el foco en esta práctica artística del mecenazgo, como colocar de nuevo en el circuito expositivo al Palacio Venecia, "con una colección artística constituida gracias a numerosas donaciones", recuerda la directora.

Mónica Bilbao

USA News