980x200

Mugabe no dimite y pide que Zimbabue vuelva a la normalidad

ZIMBABUE MUGABE | 19 de noviembre de 2017

Harare, 19 nov (EFE).- El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, no dimitió hoy como se esperaba, y durante un mensaje televisado insistió en "la necesidad de llevar a cabo acciones para devolver" al país "a la normalidad".

Mugabe, acompañado por los altos mandos del Ejército, reclamó que el país no se "deje llevar por la amargura" y dijo que "tiene en cuenta" todas las quejas formuladas por diferentes estratos de la sociedad y por su propio partido, que hoy lo destituyó como número uno y lo emplazó hasta mañana a mediodía para dimitir.

Acerca del alzamiento militar del pasado martes, indicó que "nunca ha representado una amenaza contra nuestro orden constitucional ni contra mi autoridad como jefe de Estado, ni siquiera como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas".

Sobre las purgas en su partido, como la del exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, que desencadenaron la intervención militar, Mugabe apuntó que la formación "estaba fallando" en el cumplimiento "de sus propias reglas y procedimientos".

Mugabe, de 93 años, reconoció que "algunos incidentes ocurrieron aquí y allá" pero celebró que "fueron corregidos, afortunadamente en poco tiempo, y los pilares del orden se sostuvieron".

Recomendó que se resuelvan los conflictos generacionales en el seno de la formación gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) uniendo a los miembros más veteranos, que a su vez deben aceptar nuevas reglas.

Aunque las calles de las principales ciudades del país se han llenado de gente pidiendo la salida del poder de Mugabe que ejerce desde 1980, el gobernante les instó a "resolver nuestras diferencia con dignidad y disciplina" al considerar que los zimbabuenses son "un pueblo predispuesto a la paz".

También reconoció que la economía nacional "está pasando por un bache" desde la hiperinflación de 2008 que provocó que Zimbabue perdiera su propia moneda, y anunció que inauguraba "una nueva de cultura de paz" con el "compromiso de darle la vuelta" a esta situación.

Sin embargo, culpó del mal momento económico a las rencillas internas en el seno del partido y del Gobierno: "Los dardos públicos entre altos funcionarios" han suscitado unas críticas "de las que no se puede escapar".

Asimismo, reconoció el papel de los veteranos de guerra, que también le han retirado su apoyo pese a estar considerados entre sus tradicionales apoyos, e indicó que "deben volver a tomar un papel central" en el país.

Desde el alzamiento militar del martes, Mugabe ha estado bajo arresto domiciliario y se ha reunido en dos ocasiones con los militares para negociar una salida que finalmente no se ha producido, aunque su partido anunció que, de no dimitir, planteará una moción de censura contra él.

Contenido relacionado

El partido de Mugabe expulsa a la primera dama, Grace Mugabe

Harare, 19 nov (EFE).- El Comité Central del partido del presidente Robert Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), decidió hoy expulsar de la formación a la primera dama, Grace Mugabe, informó el diario local The Standard.

En la misma reunión, los líderes del partido gobernante decidieron destituir al presidente y cofundador como líder de la formación y eligieron como su sustituto al exvicepresidente Emmerson Mnangagwa.

Junto con la primera dama también fueron expulsados del partido varios de sus aliados, como el ministro de Educación Superior, Jonathan Moyo, o el de Finanzas, Ignatius Chombo.

El Comité Central es el órgano encargado de tomar las decisiones en la ZANU-PF y la sesión de hoy se había convocado a petición de los comités provinciales, que el viernes pasado rechazaron públicamente la continuidad de Mugabe, no solo al frente del partido sino del Gobierno.

Ocho de los diez Comités Coordinadores Provinciales (PCC) de la ZANU-PF coincidieron en que Mugabe ha perdido el control del partido y del Gobierno debido a una "incapacidad" derivada de su avanzada edad (93 años) y lamentaron que haya permitido la formación de facciones internas.

En la apertura de la sesión celebrada en el cuartel general de la ZANU-PF en Harare, el ministro de Interior, Obert Mpofu, manifestó que aunque Mugabe llevó a cabo una gran labor, ahora su esposa y los socios de esta se aprovechan de él porque es "mayor".

También habían dado hoy la espalda al matrimonio presidencial las influyentes juventudes de la ZANU-PF, que no solo pidieron la dimisión del mandatario sino la expulsión de la primera dama.

Antes de que los soldados detuvieran a su líder, Kudzai Chipanga, las juventudes de la ZANU-PF fueron uno de los principales apoyos de las ambiciones de Grace Mugabe de suceder a su marido en el poder.

Los militares tomaron el control de Zimbabue en la noche entre el martes y el miércoles y, en un mensaje emitido de madrugada en la tomada televisión nacional, explicaron que no se trataba de un golpe contra el presidente sino de una operación contra "criminales" de su entorno.

Un día antes habían advertido públicamente de que se tomarían "medidas correctivas" si Mugabe continuaba con la purga de los miembros más veteranos del partido.

En el trasfondo de esta declaración se leyó la destitución del hasta la semana pasada vicepresidente, Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto Grace Mugabe con reiterados ataques verbales.

Con Mugabe ya confinado en su residencia, las Fuerzas Armadas arrestaron también a tres ministros afines a la primera dama.

Está previsto que los altos mandos militares mantengan hoy una nueva reunión con el presidente para alcanzar un acuerdo de dimisión voluntaria que ponga fin a la crisis de una forma constitucional.

El partido de Mugabe nominará a Mnangagwa como candidato a las presidenciales de 2018

Harare, 19 nov (EFE).- La gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) nominó hoy al exvicepresidente Emmerson Mnangagwa como candidato a las elecciones presidenciales de 2018, después de destituir a Robert Mugabe como número uno del partido y darle un ultimátum para que dimita como presidente del país.

Un portavoz informó de que la decisión fue adoptada durante una reunión extraordinaria del Comité Central de la ZANU-PF celebrada hoy, tras destituir a Mugabe como líder del partido, si bien su nombramiento deberá ser confirmado en un congreso en diciembre.

En sustitución, se nombró a Mnangagwa como nuevo número uno y se dio a Mugabe un ultimátum para dimitir antes de mañana, bajo la amenaza de impulsar una moción de censura en el Parlamento.

Además, se expulsó del partido a la primera dama, Grace Mugabe, y a varios de sus aliados, entre ellos el ministro de Educación Superior, Jonathan Moyo, o el de Finanzas, Ignatius Chombo.

El Comité Central es el órgano encargado de tomar las decisiones en la ZANU-PF y la sesión de hoy se había convocado a petición de los comités provinciales, que habían rechazado públicamente la continuidad de Mugabe, no solo al frente del partido sino también del Gobierno.

Los diez Comités Coordinadores Provinciales (PCC) de la ZANU-PF concordaron en que Mugabe ha perdido el control del partido y del gobierno debido a una "incapacidad" derivada de su avanzada edad (93 años) y lamentaron que haya permitido la formación de facciones internas.

Paralelamente, el diario estatal The Herald informó de que ahora se celebra una nueva reunión entre Mugabe y los altos mandos de las fuerzas armadas, que mantienen el control del país desde la noche del pasado martes, para negociar la salida del poder del aún presidente.

En un mensaje emitido esa madrugada en la tomada televisión nacional, explicaron que no se trataba de un golpe contra el presidente sino de una operación contra "criminales" de su entorno.

Un día antes habían advertido públicamente que se tomarían "medidas correctivas" si Mugabe continuaba con la purga de los miembros más veteranos del partido.

Como motivo de fondo de esta declaración se leyó precisamente la destitución de Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto Grace Mugabe con reiterados ataques verbales.

USA News