980x200

Mueren 5 policías tiroteados mientras dormían por un compañero en Afganistán

AFGANISTÁN ATAQUE | 19 de mayo de 2017

Mueren 5 policías tiroteados mientras dormían por un compañero en Afganistán
Ampliar

Un policía afgano hace guardia en la localidad de Ghazni. EFE/Archivo

Kabul, 19 may (EFE).- Al menos 5 policías murieron tras ser tiroteados por un compañero en un puesto de control mientras dormían en la conflictiva provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, afirmó hoy a Efe una fuente oficial.

"Cinco miembros de las fuerzas de seguridad fueron asesinados anoche por un compañero en un puesto de control en el distrito de Ghani Khelo", afirmó el portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai.

El portavoz indicó que "el sospechoso escapó" tras matar a los 5 policías y que hay una investigación abierta para conocer las circunstancias del tiroteo, en un aparente ataque "desde dentro".

De esta manera se denominan en Afganistán los ataques perpetrados contra miembros de cuerpos de seguridad por parte de compañeros que desertan o talibanes que se infiltran.

Durante el año pasado se produjeron varios ataques de este tipo, el más mortífero de ellos en enero, con la muerte de diez policías en un puesto de control en la provincia de Uruzgan, en el sur afgano.

De acuerdo con el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán entre enero y noviembre de 2016 se produjeron 56 ataques internos contra personal de las fuerzas de seguridad afganas con un saldo de 151 muertos y 79 heridos.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015 los insurgentes han ido ganando terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.

Contenido relacionado

Mueren once miembros de la misma familia por la explosión de una mina en Afganistán

Kabul, 19 may (EFE).- Al menos once miembros de una misma familia, casi todos mujeres y niños, murieron hoy al explotar una mina al paso del vehículo en el que viajaban en la provincia de Logar, en el este de Afganistán, informó una fuente oficial.

La explosión se produjo sobre las 10.15, hora local (5.45 GMT) en la localidad de Zarghoon cuando la familia se dirigía a una boda, indicó en un comunicado el gobernador provincial, Mohammad Halim Fidai.

Detalló que entre las víctimas mortales se encuentran cinco mujeres y cinco niños y agregó que la detonación también causó heridas a tres personas.

Ningún grupo ha reclamado por el momento la autoría de la explosión.

La colocación de minas y artefactos explosivos improvisados es una táctica común tanto entre los talibanes como del grupo yihadista Estado Islámico (EI) para frenar el avance de las fuerzas de seguridad en zonas con combates o simplemente como forma de ataque.

Sin embargo, en la práctica las minas causan un gran número de bajas civiles.

El número de niños muertos en el conflicto afgano aumentó un 17 % en el primer trimestre de 2017 frente al mismo periodo del año previo, hasta alcanzar los 210 fallecidos, mientras que el de mujeres se incrementó un 54 %, según datos de la misión de la ONU en Afganistán (Unama).

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los talibanes han ido ganando terreno en diversas partes del país y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según estimaciones estadounidenses.

Al menos 750 combatientes del EI murieron en los últimos dos meses en Afganistán

Kabul, 19 may (EFE).- Al menos 750 miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron durante los últimos dos meses y medio en operaciones de las tropas afganas y de Estados Unidos en diferentes partes de Afganistán, informaron hoy fuentes militares estadounidenses.

La oficina de comunicación de las tropas de Estados Unidos en Afganistán afirmó en un comunicado que desde comienzos del pasado año el territorio en manos de la formación insurgente y su fuerza de combate se han reducido en dos tercios.

Además, en los últimos nueve meses perdieron a dos emires, Hafiz Saeed y Abdul Hasib, y una docena de sus más altos mandos, además de ver destruidos complejos de túneles, cuevas y centros de control y logísticos.

"Estas operaciones continuarán hasta que el EI-K (EI-Khorasan, rama del grupo en Afganistán) sea derrocado en 2017", indica la nota.

El pasado 13 de abril, Estados Unidos lanzó uno de los artefactos más potentes de su arsenal convencional, apodado "la madre de todas las bombas", sobre un refugio de los yihadistas en la provincia oriental de Nangarhar, donde tienen sus bastión.

Dos semanas después, moría en la misma región el jefe de la formación en el país, Abdul Hasib, en una operación conjunta de las tropas afganas y estadounidenses.

En junio de 2016, el Gobierno de Kabul dio por derrotado al EI en gran parte de las áreas en las que permanecía activo, apenas un año después de que los yihadistas irrumpiesen en Afganistán.

Sin embargo, la formación yihadista ha continuado reivindicando algunas de las acciones más sangrientas en el país, el último de ellos hace dos días contra la sede de la Radio Televisión Nacional de Afganistán (RTA) en Nangarhar, donde murieron 10 personas y otras 24 resultaron heridas.

La OTAN continúa en Afganistán con alrededor de 13.000 efectivos en tareas de asesoramiento y capacitación, y Estados Unidos mantiene a cerca de 8.400, como parte de ese operativo de asistencia y en tareas antiterroristas.

El presidente de EEUU, Donald Trump, estudia una nueva estrategia para Afganistán que incluye el envío de 3.000 soldados y ceder poder al Pentágono.

Histórico de noticias